Alimentación sana: La base primordial de la buena salud

↓ Ir al resumen


Por donde lo veas y mires, lo que consumimos y le metemos a nuestros cuerpos es, por mucho, el factor más decisivo de todos en cuanto a tener una salud y estado físico buenos y óptimos.

Puede que hagas ejercicio regularmente, que duermas bien todos los días, que medites después de ducharte, y que no sufras de estrés crónico… ¡y todo eso está súper bien!

Pero si todos los días te empacas 47 toneladas de comida chatarra hiper-procesada al desayuno, almuerzo, onces, cena y tentempié de media noche…

Pues tristemente, realizar todas las actividades saludables mencionadas anteriormente NO te ayudará a compensar por el daño que le estarás haciendo a tu cuerpo al tragarte tanta chatarra (dulce, dulce chatarra…), con tanta frecuencia.

Lo que le metes a tu cuerpo es el factor más decisivo (aunque obviamente no el único) en cuanto a cómo será tu estado general de salud:

Si le metes a tu cuerpo comida sana y llena de nutrientes, tu cuerpo podrá mantenerse en estado óptimo gracias a que este recibirá los materiales que necesita para funcionar bien.

Pero si le metes a tu cuerpo "comida" que a muy duras penas contiene nutrientes (y eso porque está "fortificada con calcio y vitamina D"...), y que además contiene ingredientes que activamente dañan tus partes internas del cuerpo…

Pues tu organismo no solo no podrá funcionar de manera óptima, sino que se irá deteriorando poco a poco a medida que este reciba más y más daño.

Una importante lección que he aprendido en los últimos años es que si para ti de verdad es importante tener un muy buen estado de salud, entonces NO te puedes dar el lujo de ser mediocre con tu alimentación.

Si de verdad deseas tener un cuerpo y cerebro muy sanos, si deseas ser 'fit', no es suficiente comer sano solo "de vez en cuando".

Para poder poseer un cerebro y cuerpo que funcionen muy bien, y estén (en su mayoría) libres de problemas, es necesario seguir un estilo de alimentación en el cual tú comas alimentos sanos la gran mayoría del tiempo, y NO "por ahí, algunas vececitas durante el mes".

Si de verdad deseas tener un cuerpo y cerebro más sanos, y que funcionen mejor, todo empieza con lo que te comes y consumes cada día. ¡Sin excepciones!


Alimentación vs. Ejercicio


Sí, hacer ejercicio es algo que también es muy importante para tener una buena salud. Sin embargo, el ejercicio NO compensa el no comer sano la mayoría del tiempo.

Como diría Steve Kamb de Nerd Fitness, mi autor favorito sobre este tema: ¡No puedes superar a tu tenedor con correr!

Por favor recuerda siempre: El 90% (hasta más) de un cuerpo sano (¡y delgado!) se construye en la cocina, NO en el gimnasio.


¿En qué consiste una alimentación saludable?


Básicamente, una alimentación sana consiste en consumir comidas que contengan todos los nutrientes que nuestro cuerpo necesita, evitando tanto como se pueda el consumir comidas que le hagan daño a nuestro cuerpo.

Y siendo así, ¿qué comidas son sanas y cuales no lo son?

Uff… bienvenido al hoyo negro del interminable debate entre científicos, nutricionistas, autores, entrenadores, compañías grandes, fanáticos que basan sus argumentos en pura ideología, y personas del común.

Si te adentras más a fondo en el mundo del fitness, y te pones a investigar otras fuentes como libros, sitios web y videos, encontrarás varios autores que se contradicen entre sí, y que tratan de refutar la información presentada por otros autores que no comparten su posición.

Por ejemplo, los debates entre los veganos y los come-carne es de nunca acabar – mientras los primeros aseguran que comer carne roja te destrozará los riñones y que siempre deberías evitarla, los segundos aseguran que la carne roja es un alimento saludable para todos los humanos.

O los come-carne dicen que es biológicamente imposible sobrevivir sin las proteínas que proveen la carnes, y luego salen a la luz veganos fisicoculturistas que refutan esas declaraciones.

Ambas partes citan testimonios y estudios universitarios y científicos como evidencia para sus argumentos, y uno como persona común y corriente termina sin saber a quién creerle… a menos que uno mismo se suba las mangas y se ponga a la tarea de examinar cada uno de esos estudios y testimonios con lupa de escéptico.

Yo no soy ningún súper-experto doctor PHD en el tema de la nutrición, pero considero que sí puedo ayudarte a empezar a "navegar" en este mar de información conflictiva gracias a lo que he aprendido (y tratado de aplicar) durante los años.

Para ayudarte, empezaré enumerando varios principios de nutrición con los que la gran mayoría de personas estamos de acuerdo.

Luego compartiré el estilo de alimentación que yo estoy siguiendo actualmente.

Y finalmente, compartiré contigo algunos consejos y recursos web confiables (por lo menos para mí) donde puedes averiguar más sobre cómo comer sanamente, entre otras cosas de fitness.

Let's go!


Principios básicos de nutrición


Considero que prácticamente todos los que sabemos algo de nutrición podemos estar de acuerdo con los siguientes principios básicos:


1. Los vegetales son buenos para el organismo. Incorpora más vegetales en tus comidas.


2. El azúcar es el GRAN enemigo. Si quieres tener un cuerpo sano, reduce drásticamente la cantidad de azúcar que consumes.


3. Evita las harinas refinadas. Los infractores obvios en esta área son los pasteles, galletas, churros, cupcakes, muffins, cereales dulces, y toda esa comida chatarra hecha con harinas refinadas Y montañas de azúcar. Por tu salud, no comas de estos productos todos los santos días.

Ahora, otras comidas hechas con harina refinada que también deberías evitar son productos que parecen ser más inofensivos, como el pancito de la panadería, los espaguetis, los fideos tipo ramen, la pizza (bueno, esa no parece tan inofensiva), entre otras comidas chatarra similares.

Algunas de estas comidas cuentan con azúcar añadida, y las que no, igual están hechas de harina refinada, la cual nuestro cuerpo procesa de la misma forma en que se procesa el azúcar… lo cual se traduce en daño y males para nuestro organismo.

¿Y qué hay de los alimentos hechos con harina integral, y no refinada? Ahí es donde inicia otro debate. Más adelante compartiré mi posición al respecto.


4. Evita las comidas fritas en aceite hidrogenado. Papas fritas y platanitos de paquete, churros, donas fritas, pollo frito apanado, chicharrones, etc. etc. Si es frito, y lo compraste en un paquete o un restaurante, es preferible que evites comerlo.

Comer chatarra frita todos los días es una forma segura de aumentar el riesgo de que llegues a sufrir de diabetes, un infarto, aumento de colesterol malo, cáncer… ¡o todo junto!


5. Evita las comidas híper-procesadas. Mira, no es lo mismo un estofado de carne y verduras que hiciste en casa o que pediste en un restaurante, que el "¡Insta-estofado de microondas Ayayay listo en 5 minutos! ¡Con 50% más conservantes y 89% más químicos!"

Esas "comidas" que vienen en cajas y paquetes, repletas de conservantes, saborizantes y químicos raros, son algo que definitivamente NO deberías comer todos los días.

Ahí se incluyen no solo las comidas instantáneas congeladas, sino también comidas y "snacks" de paquete como papas fritas, galletas, etc.

En su lugar, es mucho mejor comer comidas hechas con ingredientes "enteros", por así decirlo.

Por ejemplo, ingredientes como lechuga, tomate, cebolla, apio y limón son ingredientes que no han sido hiper-procesados. Con estos se puede hacer una ensalada, la cual sería un alimento sano, y parte de un almuerzo o cena que consista en comidas hechas con ingredientes "enteros" también.


Hasta ahí es donde yo diría que los nutricionistas, autores y expertos de fitness, etc. están de acuerdo.

Si adoptas y sigues los principios anteriores en tu alimentación – si comes más vegetales y reduces drásticamente tu consumo de azúcar, harinas refinadas, y comidas fritas y procesadas, te ASEGURO que hacerlo mejorará drásticamente tu estado de salud.

Ahora, cuando nos salimos de estos principios básicos y nos adentramos más allá para averiguar cuál estilo de alimentación es el ideal para cada uno de nosotros, ahí es donde nos encontramos con un mundo de debates, información contradictoria, y "campamentos" (como el de los veganos, los paleo, los vegetarianos, los keto, los frugívoros, etc.) que luchan para refutar a los "campamentos oponentes".

E insultos. Muchos, muchos insultos. ¡Bienvenidos al Internerd!

No voy a ponerme a enumerar aquí los diferentes "campamentos de estilos de alimentación" que existen en la red – simplemente compartiré contigo el estilo de alimentación que yo personalmente sigo actualmente, y te dejaré un par de recursos confiables (en mi opinión y experiencia) que puedes usar para averiguar más sobre este tema si eso deseas.


Mi resumida historia con la alimentación sana


Nota: Puedes saltarte esta sección sobre anécdotas personales, e ir directo a la sección sobre el estilo de alimentación que estoy siguiendo actualmente (slow carb), haciendo clic aquí.


Para empezar, aborrezco el término "dieta".

Una "dieta" es un cambio temporal y efímero en tu estilo de alimentación, el cual solo sigues durante unos meses (y ESO si de verdad la sigues).

Y cuando finalmente logras adelgazar o lo que sea, luego regresas a tu estilo de alimentación normal, y en unas pocas semanas recuperas todo el peso perdido… y a lo mejor hasta ganas más.

Si deseas adoptar un estilo de vida sano y permanente en cuanto a la comida, hacer "dietas" es precisamente lo contrario a eso. ¡Que se mueran las dietas! ¡LAS ODIO!

Nunca jamás te pongas a seguir ninguna "dieta" (a menos pues que sea una dieta temporal ordenada por tu médico, claro). En su lugar, adopta un estilo de alimentación que puedas seguir durante el resto de tu vida - un estilo de alimentación que sea sano, y que para ti sea sostenible a largo plazo.


Debo admitir que durante la última década yo fallé rotundamente en esta área. Desde hace como unos diez años fue cuando empecé a tomar "en serio" la nutrición…

Y con "en serio" (importante énfasis en las comillas) quiero decir preocuparme constantemente por comer sano…

¡Pero no hacer casi nada al respecto!

Años atrás, leyendo recursos de Internet sobre alimentación sana me encontré con el estilo de alimentación paleo, el cual básicamente consiste en comer únicamente comidas naturales y enteras, y no consumir nada procesado.

En el estilo de alimentación paleo uno debe comer principalmente vegetales y carnes, y también puede comer nueces y frutas enteras (nunca en jugo) con moderación.

Durante muchos años intenté seguir este estilo de alimentación muy firmemente, comiendo carnes asadas y estofadas con ensaladas y verduras al vapor, y NADA de panes ni frijoles ni jugos ni dulces ni pizza ni nada procesado ni azucarado.

Yo deseaba ser saludable, quería dejar de tener barriga de cervecero profesional, quería ser físicamente más atractivo…

Pero casi siempre, yo solo duraba una semana siguiendo la sufrida dieta (en este caso sí sería dieta jajaja… maldita sea).

Después de unos días de seguirla, yo permitiría que me dominaran los deseos de comer comida chatarra, y me rendiría, permitiéndome comer deliciosas tajadas de pizza y barras de Snickers y galletas con chispas de chocolate y helados artesanales Crem Helado, y gaseosa Mountain Dew…

Todavía recuerdo con cariño (jajajaja… ¡PARA NADA!) aquellas noches cuando me daba por tragar pizza con extra-pepperoni de Papa John's, junto con chocolate caliente como bebida… y a las horas siguientes me retorcía del malestar en el estómago, jurando por Amaterasu "¡Nunca más! ¡Nunca más! ¡Ahora sí ya aprendí la lección! ¡¡Ahora sí NUNCA JAMÁS!!"

Jajaja, suena familiar, ¿no? No solo existe resaca por alcohol, sino también resaca por comida chatarra :)

Pero en fin, yo siempre me sentiría culpable y triste después de caer en esas deliciosas tentaciones.

Y cada vez que recaía me prometía dejar de ser un desgraciado adicto a la comida chatarra, y poder llegar a vivir con un cuerpo más sano, y SIN mi maldita y jodida barriga de Homero.

Y me sentiría motivado, y mi dieta (AGHHHH!) duraría otros tres días o tal vez una semana (el tiempo que más duré siguiendo la dieta paleo al pie de la letra sin fallar fue un mes)…

Y luego, después de ponerme a fantasear demasiado con una deliciosa y suculenta tajada de pizza de tocineta y ciruela, o un cremoso helado artesanal de chocolate con galleta, volvería a recaer comiendo una u otra de esas terribles comidas prohibidas tabú oh no la humanidad.

A veces duraba varias semanas (hasta meses) sin seguir la dieta porque me decía a mí mismo:

"Bah, al demonio y al carajo con todo eso de la salud y la barriga y todas esas pendejadas. ¡Quiero COMER RICO YAAAAAAAA! ¡Quiero tener algo de placer en esta triste y miserable vida asquerosa!"

Y aun así me sentiría culpable cada vez que me comía algo que yo en el fondo sabía que no debía tragarme.

Este desgraciado proceso era una lucha de nunca acabar, como la de la historia de Sísifo – el sujetín ese de la mitología griega que fue condenado por Zeus y su combo a subir una roca gigante por una colina.

Eso no suena tan malo… excepto que la colina era infinita, y que cuando Sifón Sísifo se cansaba de empujar la roca, esta rodaba de regreso al punto inicial de la colina.

Y así, Sífilis Sísifo se veía obligado a intentar subir la roca por la colina nuevamente… durante tooooooooda la eternidad mwahahaha.

En el año 2017 yo ya estaba a punto de rendirme por siempre en cuanto a comer sanamente. Estaba ya empezando a aceptar a regañadientes mi destino de futura hipertensión, posible diabetes, probable cáncer estomacal, y eterna barrigota tipo pelota playera tamaño familiar…

Y todo eso, a cambio de recibir el exquisito y efímero placer que provee el comer porquerías sabrosas todos los días.

Pero afortunadamente, a mitad de ese año, me decidí a hacer algo que muchas veces consideré hacer antes, pero que nunca puse en práctica seriamente.

Ese 'algo' es algo que estoy casi seguro de que me hubiese ahorrado toda esa lucha y culpa estúpida e inútil, si tan solo lo hubiese seguido en serio hace muchos años atrás cuando escuché sobre ello por primera vez…

Ese algo es simplemente tener un día de trampa una vez a la semana.

Un día a la semana, conocido como el día de trampa (o 'cheat day'), es un día libre en el cual uno puede comer todas las porquerías fritas y refinadas y azucaradas e híper-procesadas que a uno le dé la gana de tragar.

O como yo diría en inglés: Six days a week: Strictly healthy eating. One day a week: NO HOLDS BARRED!!

¿Pizza mitad pepperoni mitad hawaiana? ¿Hamburguesa doble carne y doble queso con cebolla frita? ¿Malteada de vainilla mezclada con oreo y M&M's? ¿Sándwich de mermelada o nutella con mantequilla de maní? ¿Lechita achocolatada para pasarla? ¿Dulces de la tienda? ¿Pollo frito destruye-corazones de KFC cubierto de miel?

¡Seguro! ¡Claro que sí! Mientras sea el día de trampa, ¡no hay límites!

Bueno, excepto el límite de que tanta comida pueda albergar tu estómago… y que tanta azúcar en la sangre resista tu sistema circulatorio en ese día específico jajaja.

En el pasado yo odiaba esta forma de pensar. Pensaba que una persona que comiera comida chatarra era una persona adicta, igual que un alcohólico o un drogadicto.

Y yo quería dejar de ser un adicto como esos. Quería ser libre, para siempre, de la maldita comida chatarra. Quería estar "limpio".

Cuando yo pensaba sobre incorporar un día de trampa en mi alimentación, yo me decía a mí mismo:

Mí mismo, si en los diccionarios existiera la definición para el término hipocresía derrotista, los "día de trampa" serían uno de los primeros ejemplos.

¿Acaso un adicto a inyectarse heroína se da a sí mismo un "día de trampa" cada semana, en el cual se inyecta toda la heroína que desee, como parte de su proceso de recuperación para dejar de estar apegado a esa maldita sustancia cochina?

¡Pos claro que no viejo! ¡Eso sí que sería una estupidez de magnitud colosal! ¡Qué jodida hipocresía tan verraca sería pensar así!

Qué pena Santi, pero comer sano es TODO o NADA.

O te liberas definitivamente de la adicción y dejas de comer comida chatarra para siempre, ¡o te quedas atrapado en la adicción toda la vida como un miserable y maldito perdedor adicto asquerosoooooooooo!

¡A ver, lucha! ¡A luchar! ¡A comer sano de por vida!

¡PERDEDOR!

Para mí, esa forma de pensar era bastante razonable. Pero hoy en día, no creo que sea muy razonable igualar la adicción al azúcar y a la comida chatarra a la adicción a drogas mucho más peligrosas como la heroína.

Pero en fin: En mi caso, el pensar así solo resultó en que yo siguiera fallando en alimentarme sanamente. Irónicamente, tratar de seguir este tipo de pensamiento resultó en que yo comiera más chatarra en vez de menos, a lo largo de los últimos años.

Y como resultado mi barriga se mantenía gorda y grasosa, literalmente se me subieron los triglicéridos, y claro, me sentía constantemente culpable por no LUCHAAAAR COMO GUERRERO VERRACOOOO en contra de mi adicción a la comida basura pero deliciosa.

Y bueno… a mitad del 2017 tomé la decisión de llegar a términos con mi adicción.

Acepté que me rendí en cuanto a querer eliminar absolutamente de mi vida mi adicción a la comida chatarra.

Acepté que durante toda mi vida desearé comer comida deliciosa aunque dañina para el organismo, y acepté que ASÍ es como deseo vivir: Consumiendo deliciosa comida chatarra…

¡Pero NO todos los jodidos días de mi vida!

A mitad del 2017 decidí que viviría por siempre con mi adicción, pero que la domaría y la controlaría, de tal forma que esta no destruya completamente mi salud y mi vida.

¿Cómo dominar esta adicción? Con los días de trampa.

De nuevo, un día de trampa es un día a la semana en el cual puedes comer lo que sea que se te antoje comer, en las cantidades que quieras y puedas soportar (… sin que termines pues en el hospital y te tengan que hacer lavado de estómago, ¿no?). Y lo mejor, sin absolutamente NADA de remordimiento ni culpa.

Así, yo determiné que para mí, lo más probable es que sería muchísimo más sostenible el adoptar un estilo de alimentación permanente en el cual yo comiera totalmente sano seis días a la semana, y comiera como un maldito cerdo mutante desinhibido un solo día a la semana.

Y así lo hice, y así lo he seguido haciendo hasta el momento que publiqué este artículo. Y lo más probable es que seguiré haciendo esto durante el resto de mi existir.

En el pasado, cuando yo pensaba en implementar un día de trampa en mi alimentación, siempre me decía a mí mismo:

¡ADICTO! ¡ADICTO! ¡HIPÓCRITA Y DERROTISTA! ¿Qué no quieres ser un "nuevo tú", libre de todo el daño que te produce la comida chatarra, y además libre de cómo te manipulan y te sacan dinero los negocios que las producen?

Si tienes un día de trampa, ¡eres un maldito HIPÓCRITA! ¡PÚDRETE ADICTO HIPÓCRITA PERDEDOOOOOOOOOOR!

Y claro, eso resultaba en que yo tuviese 7 días de alimentación mediocre (alimentación sana mezclada con mala), y uno que otro día de "alimentación" deliciosamente terrible.

Después de mucha argumentación mental, a mitad del 2017 finalmente me dije a mí mismo:

¿Sabes qué viejo?

Es muchísimo mejor ser un adicto un solo día a la semana…

… que ser un adicto 7 jodidos días a la semana.

Y así, me decidí a seguir un estilo de alimentación sano Y sostenible, en el cual uno come únicamente comidas sanas y buenas para el organismo 6 veces a la semana, mientras que un solo día a la semana bien podría llevar el nombre de… ¡Cuando los cerdos mutantes atacan!

Y sí, unas pocas veces he comido pan y queso cuando no he debido, pero sí puedo decir que he cumplido con comer sanamente por ahí un 90% del tiempo que no sea mi día de trampa.


La dieta alimentación de los carbohidratos lentos, de Tim Ferris


A la fecha que he publicado este artículo, llevo ya varios meses siguiendo un estilo de alimentación conocido como la dieta alimentación de los carbohidratos lentos (en inglés, Slow Carb Diet), diseñada por Tim Ferris.

Si no lo conoces, Tim Ferris es un famoso y muy exitoso autor que escribe sobre emprendimiento, negocios, estilo de vida, nutrición, y varias cosillas de desarrollo personal. Su libro 'El día de trabajo de las 4 horas' es su obra más conocida.

En su blog, y en su otro libro 'El cuerpo de las 4 horas', Tim comparte lo que se conoce como la 'Slow-carb Diet' – la alimentación de los carbohidratos lentos.

(Disculpa todos los tachones, es que… de verdad odio la palabra "dieta" jajaja.)

Resumidamente, este estilo de alimentación saludable consiste en consumir una combinación de los siguientes alimentos, seis días a la semana:
  • Vegetales, evitando o eliminando la zanahoria, remolacha y calabaza, debido a su densidad de carbohidratos
  • Los tomates y aguacates también están permitidos, pero sin abusar
  • Granos y/o leguminosas como frijoles, lentejas, arvejas, garbanzos, chícharos, etc.
  • Carnes enteras como pollo, res, cerdo y pescado. NADA de encurtidos procesados como salchichas, pepperoni, salchichón, etc.
  • Huevos
  • Nueces, mientras no sean fritas, y mientras se consuman con moderación. Recuerda que el maní/cacahuete NO es una nuez, sino una leguminosa
  • Grasas saludables, como la mantequilla, aceite de coco, aceite de oliva extra virgen, aguacate, y las grasas animales
  • Para beber: Agua (sola o con gotas de limón), y té sin azúcar
Además de los anteriores alimentos, durante 6 días a la semana debes evitar al máximo consumir cualquier otro tipo de comida. Eso incluye:

Comidas híper-procesadas: Si es un snack de paquete, o una comida congelada para microondas, no la debes comer.

Comidas azucaradas: Dulces, gomitas, helados, gelatinas, bebidas gaseosas, malteadas, café con azúcar, panela, miel, y cualquier otra comida que tenga azúcar. Si tiene azúcar, no lo debes comer.

Harinas: Cualquier comida hecha con harinas de trigo, de arroz, maíz, o del cereal que sea, no las debes comer. Eso incluye el pan, pan integral, galletas, galletas integrales "light" que dan la impresión de ser ahí sí súper sanas súper fit cuídate no te castigues blablabla, bizcochos, espagueti, fideos, lasaña, pizza, etc.

Arroz: Sí, el arroz blanco es súper popular tanto en Asia como América Latina - sin embargo, eso no necesariamente significa que sea un alimento nutritivo. El arroz blanco es una comida prácticamente carente de nutrientes, la cual se transforma en azúcar cuando es procesada por nuestro organismo (tal cual como pasa con las harinas refinadas). No comas arroz blanco, ni tampoco el integral.

Lácteos: Nada de leche, ni yogur, ni ningún queso. No importa si son productos enteros o "light" – cero lácteos. La mantequilla es una excepción.

Tubérculos: Nada de papas, ni yucas, ni ñames, ni batata. Sí, los tubérculos son nutritivos, y sin lugar a dudas mucho más nutritivos que el arroz y las harinas refinadas e integrales. Pero también son densos en carbohidratos, lo cual promueve el aumento de peso.

Jugo de fruta: Los jugos de fruta sin pulpa, así sean naturales, son prácticamente pura azúcar (fructosa). NO bebas jugos de fruta – si vas a consumir algo de fruta, es mucho más preferible que te comas la fruta entera, con toda su fibra.

Sin embargo…

Frutas: Sí, las frutas contienen muchos nutrientes también, pero así mismo contienen mucha fructosa. Contrario a lo que seguramente te han inculcado, tú no necesitas comer frutas todos los días – si consumes vegetales, carnes y grasas sanas puedes obtener toda la nutrición diaria que necesitas.

Si de todas formas decides que igual vas a comer algo de fruta cada día, entonces NO consumas las frutas más dulces, como los bananos. En su lugar opta por frutas menos dulces, como las fresas y los tomates de árbol.


Eso es, básicamente, en lo que consiste la alimentación de los carbohidratos lentos. Este es el único estilo de alimentación sana que he logrado seguir casi (por ahí un 90% del tiempo) al pie de la letra, sin caerme del caballo, durante más de 2 meses.

Y por lo visto, es muy probable que seguiré siguiendo este estilo de alimentación durante lo que me queda de vida. Ya veremos qué pasa… ¡pero me siento optimista!

He perdido peso siguiendo este estilo de alimentación, y aunque todavía tengo mi desgraciada barriga de Homero que cargo desde mi niñez, ¡por primera vez en mi vida tengo la esperanza de erradicarla finalmente! Lograrlo requerirá un mayor esfuerzo de mi parte, pero por lo menos voy por buen camino.

Por cierto: A diferencia de intentar seguir el desgraciado estilo de alimentación "PALEO TODO O NADA", el seguir el estilo "Slow-carb con cheat day" SÍ ha resultado ser consistentemente sostenible para mí. Esto se lo atribuyo a un par de cosas:

1. En la alimentación slow-carb sí puedo comer frijoles y legumbres. Las lentejas y los frijoles me encantan, y también me dejan satisfecho, cosa que yo rara vez sentía comiendo únicamente carne y ensalada.

2. El glorioso y revoltoso cheat day me permite, finalmente, comer comida chatarra sin arrepentimiento ni culpa. Puedo atiborrarme de comidas basura nuevas que quiero probar sin sentirme como un miserable perdedor.

Y lo interesante es que después de comer tantas chucherías ese día, la resaquita de azúcar que se siente después de esas horas de consumo desenfrenado logra que pierdas el deseo de comer porquerías de nuevo… hasta la siguiente semana :)

3. Siguiendo este estilo de alimentación no tienes que estar contando calorías – siempre y cuando estés comiendo las comidas correctas seis días a la semana, estarás bien.

Por cierto, una aclaración: La alimentación slow-carb NO es una "dieta milagrosa", y de hecho, ningún estilo de alimentación existente es "milagroso". Seguir la alimentación slow-carb NO garantizará que nunca te enfermarás, o que nunca te dará cáncer, ni nada por el estilo.

Sin embargo, sí puedo darte la certeza de que este es un estilo de alimentación no solo bastante saludable y nutritivo, sino también MUY sostenible a largo plazo.

Puedes encontrar información más a fondo sobre la alimentación slow-carb en los siguientes enlaces:

En español:
In English:
Nota: Si deseas probar este estilo de alimentación, pero eres vegano, te recomendaría consumir una buena cantidad de granos y leguminosas todos los días para obtener proteína, y también consumir aguacate y aceite de oliva extra vírgen con tus ensaladas para obtener una buena cantidad de grasa saludable.


Comidas buenas para el cerebro, Y aptas para la alimentación slow-carb


Cuerpo sano – mente sana: Si sigues con consistencia un estilo de alimentación como el que te he presentado aquí, todo tu cuerpo recibirá los beneficios de no tener que procesar ingredientes dañinos todos los días, Y de los nutrientes extra que no estabas recibiendo antes.

Y esto incluye tu cerebro, por supuesto. Si tu cerebro recibe los nutrientes que necesita para regenerarse, y operar como se debe, tú te volverás más alerta, podrás analizar y resolver problemas más eficientemente en tu vida diaria, y además te sentirás mejor contigo mismo – más contento, más animado, más positivo, etc.

Seguir un estilo de alimentación sano como el slow-carb ayuda a lograr esto, pero si deseas ir un paso más allá, y consumir comidas especialmente buenas para tu cerebro, he aquí una lista de algunos alimentos así que he encontrado, los cuales son compatibles con la alimentación slow-carb:
  • Pescados con alto contenido de omega-3, como el salmón silvestre
  • Huevos
  • Aguacates
  • Nueces (de nuevo el maní NO es una nuez, sino una leguminosa)
  • Cúrcuma
  • Aceite de oliva
  • Aceite de coco
  • Brócoli
  • Col rizada
  • Vegetales de mar, como las algas marinas
  • Té verde
Fuentes:


Otros recursos sobre nutrición


Ahora, si por alguna razón no estás de acuerdo con seguir la alimentación slow-carb (por ejemplo, porque no toleras bien los granos), o simplemente quieres aprender sobre que otros estilos sanos de alimentación puedes seguir, te dejo con los siguientes enlaces a recursos (en inglés) que, en mi humilde opinión, son muy confiables:
Y si lo prefieres puedes simplemente investigar sobre otros planes de alimentación sana, por tu propia cuenta, usando Google. Puedes empezar con una búsqueda como "dietas saludables", "estilos de alimentación sana", "healthy diets" o "healthy eating plans".


#Resumen


Comer sanamente es lo MÁS importante para tener buena salud – más importante que el ejercicio y otros aspectos.

Alimentarse sanamente consiste en consumir comidas que nutran adecuadamente nuestros cuerpos, Y evitar consumir comidas chatarra que no solo carecen de nutrientes, sino que poseen ingredientes que dañan nuestro organismo.

¿Qué es comida sana? Desde expertos hasta gente común están de acuerdo en los siguientes principios:
  1. Los vegetales son buenos
  2. El azúcar es el enemigo
  3. Evita las harinas refinadas, comidas fritas en aceite hidrogenado, y otras comidas híper-procesadas
Después de años de fracasar en cuanto a comer sano la mayoría del tiempo, actualmente estoy siguiendo un estilo de alimentación denominado la "dieta" de los carbohidratos lentos (o slow-carb diet), de Tim Ferris.

Esta forma de alimentación consiste en consumir una combinación de los siguientes alimentos naturales y sanos, seis días a la semana:
  • Vegetales
  • Tomates y aguacates
  • Granos y leguminosas
  • Carnes, pero NO encurtidos
  • Huevos
  • Nueces, con moderación
  • Grasas sanas: Mantequilla, aceite de coco, aguacates, nueces, aceite de oliva extra virgen
  • Agua (con o sin limón), té sin azúcar
Siendo así, seis días a la semana deberás evitar las siguientes comidas:
  • Comidas híper-procesadas
  • Comidas azucaradas
  • Harinas tanto refinadas como integrales
  • Arroz blanco e integral
  • Lácteos
  • Tubérculos
  • Jugo de fruta (es mejor comerse la fruta con la fibra que beber el solo jugo)
  • Frutas (si vas a comer fruta, que sean frutas de bajo dulce como fresas y tomates de árbol)
Y un día a la semana, tu "día de trampa", puedes comer todo lo que desees sin restricciones.

Nota: Si eres vegano puedes probar la alimentación slow-carb reemplazando la carne por más granos y leguminosas, y añadiendo aguacate y aceite de oliva a tus ensaladas.

Este es el estilo de alimentación que sigo actualmente, el cual para mí ha sido el más sostenible hasta ahora.

Para alimentarte sanamente puedes probar este estilo de alimentación, o investigar en la red sobre qué otros estilos similares puedes seguir, como el estilo Paleo.


Alimentos buenos para el cerebro:
  • Pescados con alto contenido de omega-3, como el salmón silvestre
  • Huevos
  • Aguacates
  • Nueces (el maní NO es nuez, sino leguminosa)
  • Cúrcuma
  • Aceite de oliva
  • Aceite de coco
  • Brócoli
  • Col rizada
  • Vegetales de mar, como las algas marinas
  • Té verde
Info.:

← Regresar a la Tabla de Contenidos

Última actualización: 17/09/2017

↓ Tu atención por favor ↓

Dime, ¿estás interesado/a en aprender inglés?

¿Te gustaría poder aprender tan bien el idioma que puedas entender prácticamente todo lo que leas y escuches en inglés?

¿Te gustaría poder comunicarte en inglés sin problema, tanto por escrito como hablando?

Si es así, te invito a visitar Inglesk.com.

Allí aprenderás cómo aprender inglés por tu propia cuenta, usando contenido que de verdad disfrutes, y sin tener que memorizar reglas gramaticales.

¡Haz clic aquí para entrar a Inglesk.com y aprender cómo dominar el inglés de una vez por todas!