Una serie de recuerdos magiqueros

Imagen de varias cartas de MTG alrededor de una sola carta.¡Hey, saludos y bienvenido/a! A continuación encontrarás mi auto-indulgente historia con el juego Magic: The Gathering – desde que me enteré de la existencia del juego, hasta que decidí no volver a comprar cartas de Magic nunca más.

Gracias por la visita, y ojalá que esta historia te sea entretenida y también útil (¡no gastes dinero en este juego a lo loco como yo lo hice!)

Ahhh Magic... el juego de cartas intercambiables más popular en la faz de la tierra. No por nada algunas personas tiernamente se refieren a este pasatiempo como el crack de cartón.

Inicialmente me enteré de la existencia de este juego cuando era niño – por ahí cuando tenía unos 10 o 12 años.

Recuerdo que en esa época, en algunas ocasiones que visité la casa de mi entonces "mejor amigo" veía encima de su mesa de noche unas carticas todas curiosas con ilustraciones muy interesantes... y un poco tétricas.

Yo tomaría esas cartas con mis manos, las miraría, las leería, y las admiraría. Desde ese entonces, todavía recuerdo haber visto y tenido en mis manos las siguientes cartas, las cuales siempre se me vienen a la mente cuando pienso en el Magic de aquella época:
La cosa es que yo no tenía mis propias cartas para jugar, y mi entonces "amigo" nunca me dijo algo como, "Hey, ¿te enseño a jugar Magic? Ven te paso uno de mis mazos y te muestro cómo se juega."

Aunque admito que yo tampoco tuve la iniciativa de decirle a él: "Hey, ¿me enseñas a jugar este juego que se ve tan interesante?", así que ahí sí admito que merezco lo que recibí... o sea nada jajaja.


Mi primer mazo de Magic


Imagen de la caja del mazo Sacrificial Bam del set de Mirrodin de Magic: The GatheringImagen por Wizards

Más adelante en el año 2005, cuando salió el set de Traidores de Kamigawa, me decidí a probar este juego y me compré el mazo pre-construido Sacrificial Bam del set de Mirrodin original. Este mazo me lo compré en la reconocida Librería Francesa en Bogotá, la cual es más Hobby Center que librería.

Recuerdo el "importaculismo" del sujeto de bata blanca que me atendió – uno de los empleados de la librería. A este señor yo le pregunté qué producto de Magic sería el más indicado para yo aprender a jugar.

¿Sabes qué? Un empleado profesional que conociera lo más básico de la mercancía de Magic en esa tienda me hubiese recomendado uno de los mazos de principiantes que venían con un CD-ROM tutorial para aprender a jugar…

Pero en su lugar, a este sujeto no le podía importar menos ninguna de estas cosas, y simplemente me dijo: "Compre el mazo que quiera y ahí va aprendiendo a jugar", o algo muy por el estilo.

Así que hice lo que el señor me dijo, elegí el mazo Sacrificial Bam solo porque era rojo y negro (los colores que más me gustaban entonces), y me regresé para mi casa.

En ese entonces yo no tenía ni la más remotísima idea de cómo rayos jugar Magic, y el folletico de reglas que venía con este mazo "experto" no me ayudó un carajo.

Y lo triste es que ese mismo día vi en la librería un producto especial para principiantes que venía con un CD-ROM tutorial para aprender a jugar. Consideré mucho el comprarlo, pero era más costoso que el mazo de Mirrodin que compré.

El producto se llamaba el 8th Edition Core Game, el cual venía con dos mazos pre-construidos y un CD con juegos explicados, y la versión de Magic Online que existía entonces.

De nuevo, si este señor hubiese sido un buen empleado, me hubiese recomendado este producto y no el jodido mazo para expertos… pero bueno.

Como ya mencioné, al final yo decidí no comprar ese Core Game + CD-ROM debido a que era más costoso que el mazo experto… pero en retrospectiva, creo que me hubiese ido mucho mejor si hubiese comprado el producto más costoso, pero diseñado para principiantes como yo lo era entonces.

Pero en vez de eso, una vez llegué a mi casa me dispuse a entrar a la página de Internet de Magic usando mi confiable conexión de 56K (ahhh, tiempos aquellos), y de ahí me descargué un .DOC con las reglas oficiales del juego…

Pero yo no sabía que me había descargado las reglas completas del juego – el documento oficial utilizado por jueces de torneos, y los diseñadores del juego... y yo pensaba leérmelo de principio a fin. No duré ni 7 párrafos jajaja.

Pero a pesar de ese tropiezo seguí navegando por el sitio web de Magic usando mi conexión a Internet con velocidad de la babosa, y encontré el PDF del 8th Edition Core Game, el cual explicaba las reglas del juego para principiantes. ¡Yay, que bueno!

Leyendo este PDF entendí mejor lo de bajar/jugar tierras, cómo se leen los costos de maná, lo de declarar atacantes y bloqueadores, entre otras cosas. Pero lo que yo no entendía ni para salvar mi vida era el concepto de la pila.

A pesar de que había un capitulo dedicado exclusivamente a la pila, y que en este habían diagramas de las cartas jugándose una encima de la otra… yo no entendía, no entendía, y no entendía cómo rayos funcionaba eso.

Y a pesar de esto seguí sin darme por vencido, y hablé con uno de mis amigos de ese entonces (con quien todavía hablo) para ver si él conocía a alguien que también jugara Magic. Así, él me programó una "cita" con una persona que él conocía que sí sabía jugar.

Recuerdo que ese chico que sabía jugar Magic llegó a casa de mi abuela, y que allí él intentó explicarme cómo jugar. Si no me equivoco, creo que ahí es cuando aprendí a jugar medianamente bien.

Después de eso solo tuve unas cuatro o cinco partidas con ese chico que me enseñó a jugar, quien luego se volvió amigo mio.

Recuerdo que una noche fuimos a jugar dentro de un muy pequeño Hobby Center cerca de la casa de mi abuela (negocio que hoy en día ya no existe), el cual en ese momento estaba todo acalorado y lleno de gente… ¡Y yo estaba muerto del susto y de la ansiedad!

Me sentía muy tensionado simplemente porque estaba rodeado de un montón de gente mientras intentaba jugar, quienes ni siquiera estaban mirándome a mí, ni poniendo atención a mi juego.

No fui capaz de jugar debido a la tensión - ¡hasta estaba temblando yo de la ansiedad! Yo le pedí a mi amigo que por favor saliéramos de allí.

Hoy en día me sorprende mucho que yo me haya puesto así por un simple juego, y me pregunto si otras personas han sufrido eso que yo sufrí cuando eran más chicos.

Ahh, y si no me equivoco, en ese mismo sitio me compré mi primer booster pack de Magic – un paquete de Mirrodin en el que la carta rara fue el Blinkmoth Nexus.

Recuerdo que en una ocasión yo terminé hablando un poco con unos jugadores allí, y que uno me pidió esa carta rara a cambio de otra. Ya no recuerdo por qué basura me habrán cambiando el Nexo, carta que entonces era bastante apetecida.


Comprando cartas en Manaleak.com


Imagen por Robert

Por ahí uno o dos meses después en ese mismo año me compré el mazo pre-construido Master Blaster (de la expansión Darksteel) junto con un booster pack de la misma expansión, y tuve una que otra partida con ese nuevo amigo que me enseñó a jugar Magic previamente.

Después de más o menos año y medio no volví a jugar Magic, así que decidí regalar como dos-terceras partes de todas mis cartas a ese amigo que me enseñó a jugar, y le di la última tercera parte con mis mejores cartas al chico que tenía el "Childhood Terror" y las otras cartas de Oddysey.

Después de eso pasaron como 7 años en los que no tuve nada que ver con Magic, con la excepción de a veces ver de lejos a gente jugando Magic en la universidad.

Recuerdo que en el 2011 me dio por escribir artículos para un sitio web llamado Ezine Articles, y algo de lo que se me ocurrió escribir fue cosas sobre Magic. Escribí un artículo comparando Magic con el Ajedrez, y escribí sobre qué producto sellado de Magic sería ideal para un principiante en el juego.

Escribir sobre eso me despertó las ganas de mirar las últimas noticias sobre Magic y ver qué expansiones nuevas habían salido después de tanto tiempo.

Me enteré de que apenas salía Mirrodin Besieged, conocí a los imponentes y monstruosos Eldrazi, y descubrí el nuevo formato Planechase, el cual me llamó muchísimo la atención por ser un producto específico para partidas multijugador.

Después de que mi deseo por jugar Magic re-despertara recuerdo haberme puesto a mirar un montón de videos tipo "unboxing" de productos de Magic en YouTube – es decir, videos donde la gente compra productos como booster boxes o fat packs, y los abren en cámara.

También recuerdo visitar la ya mencionada Librería Francesa para ver los últimos productos de Magic. Una vez que visité la librería me puse a ver el duelo de unos jugadores que estaban jugando ahí, y hasta me puse a hablar con ellos.

Después de eso, como yo tenía algo de dinero en mi cuenta de PayPal, decidí buscar algún sitio en Internet en el que pudiera comprarme un producto que se llamaba el Deck Builder's Toolkit.

El sitio web que encontré entonces, el cual es el que más recomiendo aún hoy en día (, quién sabe en un futuro) para comprar cartas de Magic físicas (a diferencia de las cartas virtuales que existen en Magic Online) es Manaleak.com, un sitio basado en el Reino Unido.

Allí pedí mi Deck Builder's Toolkit 2011, el cual tardó cómo tres semanas en llegar. También pedí una carta de Mirrodin que me gustaba mucho pero que había regalado – la Worldslayer.

Una vez destapé mi paquete como si fuese navidad a mitad de año me dispuse a armar un deck tipo rojo-blanco (mi nuevo par favorito de colores), y visité la Librería Francesa varios sábados para jugar con los jugadores con los que yo había hablado antes.

Esas visitas fueron divertidas y agradables. Conocí gente chévere y la pasé bien. Hasta compré un booster pack del Mirrodin original, el del 2005, para recordar los viejos tiempos.

Y una vez inclusive fui a la casa de uno de estos jugadores para almorzar lasaña hecha en casa, jugar un poco de Magic, y también jugar un poco de Calabozos y Dragones (esa fue una nueva experiencia interesante).

Aunque un pequeño problema fue que todos mis oponentes tenían mazos especialmente diseñados con cartas muy poderosas – cartas a las que yo no podía hacerle frente con la pobre chichigüa de mazo barato que yo tenía.

* * *

Después de unas 6-8 entretenidas visitas a la librería como que perdí las ganas de seguir asistiendo, guardé mis cartas, dejé de ir, y seguí con mi vida.

Un año más tarde se me volvió a despertar el deseo magiquero, y me dieron ganas de comprar más cartas para hacer mi mazo más poderoso, y así poder "darle pelea" a los jugadores de la librería… pero nah, sin importar las ganas de jugar, yo ya no tenía la motivación para comprar más cartas.

... hasta que mi mejor amigo actual, quien antes no estaba interesado en el juego, me dio la noticia de que él también quería empezar a jugar Magic.

El me contó que su primo le había mostrado el videojuego "Duels of the Planeswalkers" para Xbox 360, y que jugar esta versión de Magic los motivó a ambos a comprar un mazo cada uno.


Mi placentera, pero derrochadora racha de compras magiqueras


Imagen por Nathan Rupert

Saber que mi entonces mejor amigo empezó a jugar Magic me dio pie para ahí sí comprar más cartas de Magic…

Muchas más cartas de Magic.

Recuerdo que entonces yo tenía una buena cantidad de comisiones en mi cuenta de PayPal, así que compré como 2 o 3 "repacks" de 200 cartas comunes y poco comunes aleatorias en Manaleak – paquetes que son económicos y divertidos de abrir.

También pedí algunas cartas raras específicas que quería tener, como la carta promocional de Ajani Vengeant.

Eso sí, se sentía muuuuuuy placentero comprar las cartas y finalmente recibirlas por correo. Es divertido ver qué cartas te van a salir en un paquete de 400 cartas aleatorias, o en un Fat Pack lleno de sobres por abrir.

Es genial finalmente tener ahí, en tus manos, las cartas raras que pediste… pero a la larga, todo eso fue un placer muy efímero, y aunque fue divertido y placentero en el momento, fue una gran perdida de dinero.

* * *

Recuerdo jugar con mi entonces mejor amigo y con el primo de él, y a mi me iba un poco mejor en los juegos gracias a las cartas más poderosas que yo ahora tenía en mi poder.

Unos meses después de eso descubrí un hobby center cerca a donde yo vivía. Allí asistí casi todos los días durante un par de meses, jugando, jugando y jugando Magic.

Eso me animó a comprarme un "Fat Pack" (ahora se conocen como los "Bundles"). Junto con el Fat Pack también compré otro paquete de 200 cartas sueltas, y aún más cartas raras específicas.

Y a pesar de todas esas compras magiqueras... yo quería más y más. Quería mejorar mi deck y meterle las mejores cartas posibles tipo rojo-blanco. Y eso que yo no jugaba competitivamente – solo jugaba por diversión.

Recuerdo que me dio por comprar un montón de cajas vacías para meter mis cartas, y pedir todavía más cartas raras a un sitio web basado en Estados Unidos llamado TrollandToad.com.

Allí también pedí un paquete como de 500 cartas comunes/poco comunes, y un paquete de 100 cartas raras. Los paquetes eran relativamente baratos… pero ambos resultaron ser de muy mala calidad – estaban llenos de muchas copias repetidas de cartas terribles que nadie quiere.

En ese sitio web también compre un par de dados de 20 caras, y hasta un "tapete" (mat) para poner mis cartas encima al jugar, el cual todavía tengo conmigo y que a lo mejor terminaré usando como mousepad en un futuro jajaja.

Siendo así, además de pagar por todas esas cosas de magic, tuve también que pagar un costo de envío colosal desde Estados Unidos (el costo de envío de Manaleak, sitio que opera en el Reino Unido, es mucho más barato).

Logré venderle ese paquete de cartas raras basura a Manaleak, pero fue costoso el envío de las cartas al Reino Unido – básicamente me salió lo comido por lo servido.

Los de Manaleak me dieron crédito para comprar cosas en su tienda, y por medio de ellos pedí todavía MÁS cartas raras sueltas. "Why can't I hold all these rares?!"

Aunque al hacer eso me salió el tiro por la culata, ya que algunas de esas cartas raras sueltas resultaron ser algunas de las cartas que yo les había vendido a ellos. Congratulations, you played yourself.

Y bien, al final de este ciclo absurdo de compras y consumismo desenfrenado (que por fortuna no pasó a mayores), y después de haberle metido a mis mazos esas fuertes cartas que me dio por comprar…

La gente en el hobby center igual seguía barriendo el piso conmigo con sus mazos desgarradores, cargados con cartas súper poderosas de 20, 30 y 50 dólares cada una – cantidad de dinero que yo nunca gastaría en una sola carta.

Fueron pocos los duelos que logré ganar allí. Para mí, esos duelos que gané los gané más que todo por suerte – porque a mi oponente no le salían las cartas para su combo destructor de mundos, por ejemplo.

Ohh, ¿pero que hay de mis duelos contra mi mejor amigo y su primo?

Mwahahahaha – ahí sí yo barría el piso con ellos. Rara vez ellos me ganaban, inclusive si jugaban ellos dos juntos contra mí, 2 contra 1. Y para mí eso se sentía bien. Era divertido... pero solo para mí.

Siendo así, un tiempo después me pregunté si para ellos jugar contra mí era igual de divertido.


La epifanía, y la decisión


Imagen por Erica Minton

Ahí, como un año después de mi "shopping spree" de cosas de Magic, empecé a reflexionar sobre todo el dinero que gasté en cartas y accesorios para ese juego.

Reflexioné sobre si valió la pena toda esa botadera de dinero en nombre del consumismo y un poco de entretenimiento.

Y después de analizarlo llegué a la conclusión de que lo más probable es que nunca más vuelva a comprar ni cartas ni accesorios relacionados con Magic.

La razón principal entonces era jugar partidas justas y balanceadas con mis amigos. Verás, lo primero en lo que pensé en ese entonces fue:

"Un momento... mis amigos no han gastado ni cerca de lo que yo sí me he gastado en cartas de Magic.

Yo tengo mi mazo lleno de cartas extra fuertes y poderosas que me he comprado por Internet, pero ellos no han comprado ninguna carta por Internet ni nada así.

Ellos solo cuentan con las cartas que venían en sus primeros mazos pre-construídos, más un par de sobres que se habrán comprado cada uno.

Siendo así… ¿Es eso justo con ellos?

¿Es justo que yo me muera de la risa mientras les parto la madre con mis Siervos de la Pira Funeraria y mis Figuras del Destino, y ellos traten de medio-defenderse con unos pinches hongos que parecen aguacates y unos lobitos legendarios?

¿Es jugar así divertido para ellos?

Una vez hace años vi una entrevista o algo así en YouTube que le hacían a los desarrolladores del videojuego Halo 2. Ahí ellos contaban cómo implementaron un sistema de rango para las partidas online:

Si ganas una partida, tu rango sube. Mientras más alto haya sido el rango del oponente que derrotaste, más subirá tu rango actual. Y si pierdes, tu rango disminuye.

Este sistema se implementó para que, en general, la gente tuviese que enfrentarse a oponentes más o menos de su mismo rango de habilidad en las partidas aleatorias.

¿Por qué hacer esto? Porque jugar contra gente que tiene más o menos tu mismo nivel de habilidad es más divertido que jugar con gente que barre el piso contigo todo el tiempo.

Siendo así, en mi caso no se trataba de tener mayor habilidad en jugar Magic – considero que yo jugaba igual de bien que ellos.

El problema era que yo usaba un mazo sobrecargado de cartas poderosas y costosas comparado con los mazos más sencillos que manejaban ellos.

Mira, es cierto que mis amigos y yo nos reímos y la pasamos bien en esas sesiones de Magic. Juntos probamos formatos como Planechase y Archenemy, y para mí ellos sí se divertían...

Pero en esa situación, en la que ellos casi siempre tenían que enfrentarse a un mazo tan monstruosamente fuerte comparado con los de ellos… no creo que se hayan divertido tanto como yo.

Yo no quisiera estar en la misma situación de ellos. Para mí, lo más divertido para todos nosotros sería usar mazos más o menos con el mismo nivel de poder.

Por ejemplo, entre todos hubiésemos podido decidir jugar únicamente el formato Pauper – es decir, hubiésemos podido decidir jugar únicamente con cartas de rareza común.

Con esa condición en mente hubiésemos diseñado nuestros mazos. Luego hubiésemos ordenado las cartas por Manaleak, y hubiésemos jugado usando esos mazos una vez recibidas nuestras cartas.

O si estuviésemos tapados en dinero, hubiésemos decidido que todos jugaríamos usando cartas absurdamente poderosas, para que así todos estuviésemos en igualdad de condiciones.

Básicamente, tanto yo como mis amigos debimos haber tenido más iniciativa en cuanto a armar una experiencia de juego balanceada y justa para todos, ya sea construyendo mazos Pauper, o armando mazos medianamente balanceados usando todo el montón de cartas que yo había comprado.

Pero después de la saga de jugar en ese hobby center cerca de donde yo vivía, volví a perder interés en Magic, y no volví a jugar con nadie.


Mi tiempo jugando Magic Online (MTGO)


Imagen por Pauperganda

En el año 2016 me mudé a otra ciudad, y así yo ya no tenía cómo jugar Magic con mis amigos. Me compré Tabletop Simulator para PC y le compré una copia a mi entonces mejor amigo con quien jugué Magic… pero después de jugar Uno en una ocasión no volvimos a utilizar la aplicación juntos.

No me malinterpretes – Tabletop Simulator es un software excelente, el mejor de su tipo, y muy recomendado. Pero mi amigo y yo no lo utilizamos juntos simplemente porque en realidad no teníamos el deseo de hacerlo.

Un vez más se me despertaron las ganas de jugar Magic, pero el mal sabor de boca que me quedó por haber gastado tanto dinero en cartas y accesorios de Magic me quitó cualquier deseo de comprar todavía más cartas.

Y además, en la nueva ciudad a la que me había mudado solo había un pequeño hobby center, y para jugar allí yo hubiese tenido que ponerme a comprar cartas raras para armar un mazo competitivo con el cual poder dar pelea y NO GRACIAS.

Posteriormente, investigando en Youtube aprendí sobre la versión 4 de Magic Online. Yo ya sabía que existía esta aplicación, pero esta no me gustaba por el simple hecho de que la zona en la que uno jugaba las cartas era color verde…

Sí, solo por esa estúpida razón me mantuve lejos de Magic Online jajaja.

Después de ver varios videos sobre los pros y contras de Magic Online, y sabiendo que yo ya no podría jugar Magic con ningún amigo, me decidí a pagar por la aplicación y empezar a jugar allí.

Pero eso sí, para NO volver a cometer el mismo error que cometí comprando cartas de Magic en físico me decidí a jugar únicamente los formatos más económicos en Magic Online: Pauper y Momir Basic.

Por USD $10 compré Magic Online, por otros USD $10 compré el mazo de Momir en la tienda de MTGO, y usando los tix incluidos en la cuenta, más 2 tix de regalo por parte de CardHoarder.com, armé mi primer mazo digital de Pauper.

Disfruté de muchas partidas en Magic Online jugando solo estos dos formatos. ¡Y varias veces me reí con las ocurrencias de algunos jugadores! No me arrepiento de los divertidos momentos que pasé jugando con esta aplicación.

Pero hay otras cosas de las que sí me arrepiento...


Mis burradas jugando Magic Online


Imagen por Pauperganda

En MTGO es posible jugar Draft y Sellado, pero para poder jugar estos formatos debes pagar exactamente lo mismo que pagarías si jugaras Magic físico en un hobby center.

Cuando tú recién abres tu cuenta de Magic Online recibirás unos "puntos fantasma" que puedes utilizar para jugar "Drafts fantasma". Los Drafts fantasma son iguales a los Drafts normales, excepto que las cartas que abres en los booster packs NO son añadidas a tu colección después de tus partidas.

Muchas personas desearían que Magic ofreciera alguna forma de ofrecer Drafts fantasma – pagando una suscripción mensual, por ejemplo. Pero según entiendo, Wizards no lo implementa debido a que hacerlo "canibalizaría" la venta de booster packs dentro del sistema.

Por cierto, si te interesa jugar Drafts fantasma, una aplicación gratuita que te permite hacer esto es Xmage. Si te llama la atención dale una mirada.

Pero en fin, yo me antojé de jugar Draft porque quería experimentar otros formatos además de Pauper y Momir, y ya me había terminado mis puntos fantasma.

Así que le metí dinero a Magic Online para poder jugar Draft… creo que unos USD $30 o $40 – es decir, le metí plata a Magic Online cuando en una versión anterior de este mismo artículo había establecido que yo no volvería a comprar cartas de Magic jajaja.

Pero bueno, aunque costoso, no estuvo mal el Draft. Nunca logré ganar primer lugar, pero por lo menos siento que sí pude dar pelea con los mazos que lograba draftear.

Pero luego me dio por jugar una liga del formato Sellado como por USD $30, creyendo que con más cartas a mi disposición podría crear un mazo más efectivo que Drafteando...

Y creo que esa fue la vez que más ira he sentido, y menos me he divertido, jugando Magic. Jugué seguido las 9 partidas de la liga, y sin importar cómo yo armaba y rearmaba mi mazo con mi reserva de cartas, mis oponentes siempre terminaban barriendo el piso con mis cachetes.

Creo que todas las partidas las perdí esa noche. Y sí, yo sé que la idea de jugar cualquier juego es divertirse, y que ganar o perder no es lo importante… pero cuando te parten el trasero una y otra vez después de gastar como $30 dólares para tener el privilegio de jugar… créeme que no se siente muy bien que digamos.

Esto no fue culpa de nadie, por supuesto – simplemente me salieron cartas no muy buenas. Y quién quita, tal vez de por sí yo no sea buen jugador. No recuerdo, pero probablemente también cometí errores estúpidos al jugar…

Tú sabes, errores de esos que te hacen jalarte los pelos de rabia, diciendo: "¡Obvio, ese bicho mató al mio porque tiene Dañar Primero! ¡Soy un maldito idiotaaaaaaa!"

Ahh… pero eso no se compara con la burrada máxima que cometí jugando MTGO.

¿Alguna vez has escuchado el dicho, "La lotería es el impuesto de los idiotas"? Bien, yo me convertí en el idiota más grande cuando me compré un sobre de Vintage Masters como por 16 tix, esperando conseguir una de las cartas del Power 9 (como el Black Lotus y Ancestral Recall) para recuperar varias veces mi inversión inicial.

Y lo gracioso de este asunto es que… gané. En ese sobre no me salió una carta del Power 9, pero sí me salió un Lion's Eye Diamond, una carta que entonces costaba como 25 tix. No gané un montón, ¡pero sí había recuperado mi inversión!

Y así procedí a venderle la carta a Cardhoarder para recibir esa cantidad de tix. En ese punto, lo más inteligente de mi parte hubiese sido conservar mis tix, no ser un avaro idiota, y disfrutar de esta pequeña victoria.

Pero en vez de eso dejé que el figurativo espíritu de la avaricia y las apuestas me invadiera. Me puse a investigar en MTGgoldfish qué sets contenían las cartas actualmente más costosas en MTGO.

Y como en ese entonces una vez más empecé a perder interés en Magic (y me empezó a interesar más Hex: Shards of Fate), decidí venderle todas mis cartas, incluyendo mi Vanguard de Momir, a Cardhoarder.

Y procedí a usar los tix recibidos por esas ventas para comprar un booster pack de Innistrad (para ver si me salía la muy cotizada carta de Liliana of the Veil), y otro de Vintage Masters.

Oh sorpresa, ahí si no gané nada – perdí todas mis cartas apostando. Y lo triste es que si quisiera volver a jugar Momir en MTGO, tendría que volver a comprar el mazo de Momir.

Pero eso es lo que te ganas por ponerte a apostar, ya sea comprando lotería, jugando a las máquinas tragamonedas en un casino, o comprando sobres de Magic Online para ver si te salen cartas súper-apetecidas.

Desde ese entonces y hasta la fecha actual () no solo dejé de jugar Magic Online, sino que hice borrar mi cuenta de Magic Online como forma de decir "no volveré a comprar ningún producto de Wizards of the Coast nunca más".


Por qué no volveré a comprar cartas de Magic


Imagen 0Cassandra0Clevenger0

Si te interesa conocer las razones por las que nunca más volveré a comprar cartas de Magic, y por las que probablemente nunca volveré a jugar este juego, te invito a que le des una mirada al siguiente artículo:

Por qué nunca más en mi vida volveré a comprar cartas de Magic: The Gathering

Si quieres averiguar cuáles juegos de mesa mataron a Magic para mí, te invito a leer el siguiente artículo:

→ Alternativas a Magic the Gathering – Juegos similares a Magic, pero mucho más económicos

Y si no tienes interés en otros juegos diferentes de Magic, igual quiero ayudarte a que no cometas los mismos errores financieros que yo cometí comprando cartas de Magic a lo loco.

Si quieres averiguar las formas más económicas que conozco para jugar Magic en físico, frente a frente con tus amigos, usando cartas en papel, haz clic aquí.

Y si quieres ver las formás más baratas que he descubierto para jugar Magic digitalmente, haz clic aquí.

Te agradezco mucho por leer mis tontas anécdotas, y espero que esta información te sea muy útil para disfrutar de Magic (y/o juegos similares), pero sin gastar dinero tontamente a lo loco.

Te deseo éxitos, ¡y mucha diversión! :)


#Resumen


En el pasado perdí mucho dinero comprando cartas de Magic solo para jugar casualmente.

Con mis cartas lograba arrasar a mis amigos que no compraban cartas como yo, pero en cambio, los jugadores competitivos en mi hobby center local sí barrían el piso conmigo.

También gasté una cantidad considerable de dinero jugando Draft y Sellado en Magic Online, y también "jugando a la lotería" comprando sobres de Vintage Masters e Innistrad para ver si me salían cartas costosas.

Actualmente no volveré a comprar cartas de Magic debido a que he encontrado juegos más económicos que me proveen experiencias de juego muy similares, y debido a que nunca más volveré a comprar productos de Wizards of the Coast debido a cosas inaceptables que dicha compañía ha hecho en el pasado.

Puedes encontrar mis alternativas favoritas a magic en este artículo.

Si te interesa jugar Magic casualmente, y tan económicamente como sea posible, mira estos artículos: Magic en PapelMagic Digital.

Y si te interesa leer sobre mis anécdotas y recuerdos magiqueros, ahí si te recomiendo leer este artículo completo.

↓ Tu atención por favor ↓

Dime, ¿estás interesado/a en aprender inglés?

¿Te gustaría poder aprender tan bien el idioma que puedas entender prácticamente todo lo que leas y escuches en inglés?

¿Te gustaría poder comunicarte en inglés sin problema, tanto por escrito como hablando?

Si es así, te invito a visitar Inglesk.com.

Allí aprenderás cómo aprender inglés por tu propia cuenta, usando contenido que de verdad disfrutes, y sin tener que memorizar reglas gramaticales.

¡Haz clic aquí para entrar a Inglesk.com y aprender cómo dominar el inglés de una vez por todas!