La motivación es lo que mueve a los seres humanos – La disciplina es solo una ilusión

#Sumario:

Atención: No soy ningún experto en este tema


Para empezar, te hago saber que no soy ningún psicólogo experto en la psique humana, ni tampoco soy un maestro en el área del desarrollo personal (jajaja, ya quisiera…)

Siendo así, si consideras que mi punto de vista sobre este tema de la motivación vs. la disciplina no vale ni medio pepino con salsa de bledo, te invito a buscar por Internet el trabajo de otros autores que sí te parezcan más confiables.

Por ejemplo, Kelly McGonigal tiene un PhD y vende un libro sobre la "fuerza de voluntad", así que tal vez confíes más en la opinión de ella sobre esto, no sé…

Pero bueno, entonces, ¿por qué compartir aquí lo que he aprendido sobre este tema si no soy ningún experto?

Lo hago porque fuertemente creo que esta información puede ayudarte (y a mi también jajaja) a completar tus propios proyectos difíciles en tu vida, ¡y obtener aquellos súper-beneficios que se dan al culminar dichos proyectos!

¿Actualmente qué proyectos estás persiguiendo?
Sin importar qué proyecto estés persiguiendo, creo que a nadie le gusta la sensación del fracaso…

Y bueno, tal vez las ideas y consejos que comparto en este artículo te lleven por el camino de convertirte en una de las pocas personas que SÍ tienen éxito en los proyectos que se proponen.

Muy bien, ahora sí, sin más preámbulos, pues comencemos, shall we?

↑ Regresar al sumario


¿Por qué la mayoría de personas no cumplen sus objetivos?


Creo que todos nosotros hemos observado que en todas las áreas de la vida existen proyectos cuya culminación y mantenimiento pueden proveerte muchos beneficios para tu diario vivir.

Por ejemplo, culminar y mantener el proyecto de:

Consumir únicamente comida sana 6 días a la semana, durante un año

Te dará los beneficios de:

Mejorar considerablemente tu salud, y quemar grasa corporal, durante ese año.

Y usualmente, mientras más grandes, codiciados, útiles y suculentos sean unos beneficios (por ejemplo, entre beneficios así está el beneficio de producir dinero mientras duermes como resultado de tener un negocio exitoso)…

Más difícil será el proyecto que debes culminar y mantener para poder llegar a obtener y gozar de esos codiciados beneficios.

Siendo así creo que podemos asumir que, en general, mientras más difícil es culminar un determinado proyecto, menos son las personas que llegan a completar (y mantener) ese proyecto exitosamente.

Por un lado están los que se rinden desde el principio – aquellas personas que anhelan alcanzar algún beneficio en sus vidas…

Pero no hacen nada útil ni tangible para alcanzarlo – solo se limitan a soñar con obtener ese beneficio, y a hablar con sus amigos y familiares sobre lo mega-genial que sería llegar a gozar de dicho beneficio.

(Yo diría que ese grupo corresponde a la mayoría de personas que tienen el deseo de alcanzar algún beneficio medianamente difícil de alcanzar… pero puedo estar equivocado.)

Luego tenemos a una minoría de personas que sí realizan varias acciones tangibles para llevar a cabo ese proyecto que los lleve a algún día obtener ciertos beneficios específicos…

Pero esas personas eventualmente (en el sentido anglosajón de la palabra) se rinden, ya sea…
  • Después de un corto tiempito después de empezar
  • Más o menos a mitad del camino
  • ¡O cuando les faltaba poco para llegar a su meta!
Y un grupo de personas todavía menor son quienes logran llegar a su destino, y así obtienen el privilegio de disfrutar de los beneficios por los cuales tanto lucharon, y durante tanto tiempo.


Muy bien… he aquí una pregunta que me parece interesante:

¿Por qué re-contra-rayos sucede esto?

Es decir, ¿por qué usualmente solo una pequeña minoría de personas logran obtener beneficios difíciles de conseguir, y no la mayoría de personas que lo intentan?

Algunos expertos en el ámbito del desarrollo personal, como Celestine de Personal Excellence, dirían:

"La mayoría de personas no logran sus objetivos porque esas personas no cuentan con la suficiente motivación para trabajar y esforzarse por lo que desean alcanzar."

Y otros expertos más "estrictos" en este ámbito, como Zbyhnev de Wisdomination diría:

"La mayoría de personas no consiguen lo que desean porque no han desarrollado la disciplina suficiente para aguantar el luchar por lo que quieren alcanzar, y punto.

La "motivación" es inútil, y depender de ella para avanzar en la vida denota inmadurez y debilidad mental. ¡Al diablo con la motivación! "

Antes de continuar, aclaremos un par de definiciones:

Una motivación básicamente se define como un deseo que te impulsa a tomar una decisión, y/o llevar a cabo alguna acción.

Y la disciplina se define como la capacidad de controlarte a ti mismo para tomar una decisión, y/o llevar a cabo alguna acción, sin importar tu estado emocional actual.

Bien, durante muchos años, y hasta mediados de 2018, yo me encontraba metido en el Campamento Disciplina (por así decirlo).

Es decir, fuertemente creía en la idea de que la disciplina es la llave del universo, y que la diferencia entre las personas exitosas y los fracasados se reducía a que tanta disciplina había desarrollado y aplicado la persona en su vida.

Es decir, yo tenía una forma de pensar más o menos así:
  • Los exitosos son súper-disciplinados – los fracasados a penas tienen la disciplina de aguantar la respiración por 10 segundos
  • Los exitosos toman acción así se estén sintiendo mal – los fracasados dependen de sentirse bien para tomar acción, lo cual casi nunca ocurre
  • Los ganadores no se dejan dominar por sus emociones, mientras que los perdedores están totalmente a la merced de sus animales sentimientos
  • Los ganadores se controlan así mismos como los inteligentes seres humanos que son…
  • Y los perdedores son como bebecitos inmaduros que medio se esfuerzan únicamente cuando "están de humor" – cuando "están motivaditos" y se sienten bien
  • Los disciplinados son fuertes guerreros espartanos, y los indisciplinados son como niños chiquitos que gatean y babean
Así es como yo veía el asunto de la motivación vs. la disciplina durante muchos años.

Y pues como yo personalmente no he gozado de mucho éxito en mi vida, pues le atribuía mis fracasos a mi falta de disciplina.

En muchas ocasiones se me entraban pensamientos a la cabeza por el estilo de:

"Si tan solo me hubiese puesto a entrenar mi disciplina para fortalecerla, como siempre lo dijo Steve Pavlina, Elliott Hulse, y todos esos expertos en desarrollo personal… *suspiro*"


Sin embargo, a mediados de 2018 me puse a ver varios videos informativos sobre el tema del "libre albedrío"…

Hacer eso me llevó a investigar más a fondo sobre ese tema…

Lo cual me llevó a re-analizar mi posición sobre el tema de la motivación vs. la disciplina…

Y después de pensar bien las cosas, llegué a la conclusión de que mis fracasos NO se dieron por "falta de disciplina"…

Sino por falta de motivaciones.

Mis fracasos se dieron por:
  • No haber tenido unas motivaciones lo suficientemente fuertes que me impulsaran a luchar por mis proyectos
  • Y por no haber tenido motivaciones lo suficientemente fuertes que me impulsaran a buscar esas motivaciones fuertes
Hoy en día, basándome en lo que he investigado y analizado sobre todo esto, he llegado a la conclusión de que:
  • Son nuestras motivaciones lo que nos impulsa a llevar a cabo tareas y proyectos en nuestras vidas
  • Y que la disciplina realmente es un mito – es una habilidad que, como explico más adelante, ningún ser humano tiene ni puede tener
↑ Regresar al sumario


La fuente de todas nuestras decisiones


Reitero la definición que proveí antes para la palabra "motivación":

Una motivación se define básicamente como un deseo que te impulsa a tomar una decisión, y/o llevar a cabo alguna acción.

Siendo así, no me parece muy correcto referirnos a "la motivación" como si fuese una entidad única que abarca todo nuestro ser.

Es más preciso referirnos a "una motivación" y "varias motivaciones", ya que motivaciones existen muchas en varias áreas de nuestras vidas.

Además, dada la definición anterior, para mí la palabra "motivación" y la palabra "deseo" son intercambiables, y significan básicamente lo mismo.

Ok, hasta aquí creo que todo bien, y nada de controversia.

Ahora, aquí viene una de las conclusiones (una de las menos controvertidas jajaja) a la que llegué después de toda la investigación y análisis que me llevó a escribir este artículo:

Todas y cada una de las decisiones que tomamos en nuestras vidas son el resultado de la motivación más fuerte que sentimos al momento de tomar la decisión.

En todo momento nosotros tenemos simultáneamente numerosas motivaciones, o deseos, flotando dentro de nuestras mentes.

Todas estas motivaciones luchan al mismo tiempo por nuestra atención, y además no tenemos control directo sobre ellas.

Por ejemplo, tú no puedes simplemente decidir "dejar de tener ganas de comer pizza" cuando varios factores se juntan (como ver un anuncio de pizza y tener hambre en el momento) para que aparezca en tu mente el deseo de comer pizza.

Y no puedes simplemente decidir "dejar que te guste la lucha libre" justo en ese momento que te surgió ese pensamiento, cuando la lucha libre es algo que te ha gustado desde que empezaste a verla hace años.

La lucha libre (y lo que sea) te puede dejar de gustar gradualmente, pero casi nunca instantáneamente.

Entonces, cuando tomas cualquier decisión, ya sea tan pequeña como pedir helado de vainilla en vez de chocolate, o tan grande como firmar el contrato para la compra de una vivienda (en vez de no firmarlo)…

La motivación más fuerte dentro de tu mente en un momento determinado siempre es la que determina la decisión que tomarás en ese momento.

En otras palabras, cada decisión que tomes, y cada acción que lleves a cabo, será siempre el reflejo y el resultado de tu más fuerte deseo en ese momento.

Por ejemplo, una vez yo salí a un evento al aire libre donde se reunieron muchas personas.

Tenía mucha sed, así que fui a una de las tiendas del lugar a comprar un agua con gas.

Para mi desagradable sorpresa, ¡estaban vendiendo el agua al triple de lo que normalmente valía!

En ese momento decidí NO comprar el agua por ese precio…

Es decir, en ese momento era más fuerte mi motivación / deseo de ahorrar mi dinero y no comprar el agua, que mi otra motivación / deseo de comprar el agua para poder beberla y calmar mi sed.

Sin embargo, unos minutos después ya no me aguanté la sed, así que regresé al establecimiento y compré el agua al triple del precio normal.

En ese nuevo momento en el que hice la compra, mi deseo de comprar el agua y beberla fue más fuerte que mi otro deseo de no comprar el agua para ahorrar mi dinero.

¡En ambos casos actué de acuerdo a mi motivación más fuerte en ese preciso momento!

(Y claro, después de tomarme el agua sentí satisfacción… pero poco después me arrepentí de haberme gastado todo ese dinero en agua con gas.

Si alguna vez vuelvo a estar en una situación así, o negocio el precio de la bebida con el vendedor, ¡o me aguanto la sed hasta regresar a la casa, carajo!)


Antes de continuar quiero reiterar el significado de la palabra "disciplina" que compartí más arriba:

La disciplina básicamente se define como la capacidad de controlarte a ti mismo para tomar una decisión, o llevar a cabo alguna acción, sin importar tu estado emocional actual.

Siendo así, si tú actualmente haces parte del Campamento Disciplina (marca registrada) como yo solía serlo, tal vez en tu mente estés haciendo un análisis más o menos similar al siguiente:

Hey no no no, espérate un tantico…

¿Estás diciendo que todo lo que nosotros decidimos y hacemos es el producto de nuestra motivación más fuerte en el momento?

¿Y además dices que esas motivaciones que sentimos no las podemos controlar directamente?

Hmm… no estoy de acuerdo, ya que como seres humanos tenemos la habilidad de controlarnos a nosotros mismos.

En otras palabras, los seres humanos tenemos libre albedrío.

Y mientras más disciplina desarrollemos, más control tenemos sobre nuestra mente y cuerpo.

¿No será que en el primer caso no compraste el agua porque aplicaste disciplina para NO comprarla, a pesar de tu sed?

¿Y no será que en el segundo caso decidiste NO aplicar tu disciplina, y por eso sucumbiste a tu deseo de comprar el agua y poder bebértela?

Nosotros tenemos la capacidad de usar nuestro libre albedrío para NO dejarnos controlar por nuestros deseos, y tomar decisiones racionales.

Y mientras más disciplina desarrolles, ¡mayor es tu capacidad de auto-control!

Pues… ese análisis suena bastante intuitivo y súper-razonable, ¿no?

Suena tan verdadero y tan obvio como decir que…
  • La gravedad existe
  • Que los humanos necesitan respirar y comer para sobrevivir
  • Que el planeta tierra es un esferoide
  • Y que Super Smash Bros. es la mejor saga de videojuegos de pelea en todo el multiverso (ok, esa última es ligeramente subjetiva)
Sin embargo, según lo que he aprendido, el análisis anterior no es correcto.

¿Acaso estoy diciendo que los seres humanos no tienen la capacidad de controlarse a sí mismos?

¿O acaso estoy sugiriendo que los seres humanos no tienen libre albedrío? (¡Oh, maldito loco, cómo te atreves!)

Bien… pues…

¿Estás listo para leer con mente abierta ideas controvertidas (pero basadas en ciencia y evidencia), las cuales muy posiblemente irán muy en contra de muchas de tus intuiciones cotidianas y creencias súper-arraigadas?

Si es así, ¡excelente! Sigue leyendo para ver hasta donde llega el rabbit hole

↑ Regresar al sumario


El debate del libre albedrío


Si no estás familiarizado con el término, "libre albedrío" básicamente significa lo siguiente:

La capacidad de tomar decisiones (y llevar a cabo acciones) elegidas por nosotros mismos, de forma libremente y voluntaria.

Recuerdo que cuando estaba en el grado noveno de bachillerato, nuestro profesor de filosofía nos hizo una pregunta más o menos así durante una clase:

"¿Qué es aquello que hace especiales a los seres humanos, y que NO tienen los animales?"

Y después de que varios de mis compañeros intentaran dar varias respuestas diferentes, al final un alumno dijo que era "nuestra libertad".

El profesor respondió diciendo algo así como:

"¡Exactamente! Los animales son impulsados solo por su instinto, mientras que los seres humanos tienen la libertad de tomar sus propias decisiones."

En otras palabras, según el profesor, lo que nos diferencia de los animales es que nosotros gozamos del libre albedrío, y ellos no.

Esta es una idea supremamente intuitiva. Suena duh, ¡OBVIO! decir que los seres humanos tenemos libre albedrío.

La idea de que los seres humanos tenemos la capacidad de controlarnos a nosotros mismos es TAN intuitiva y arraigada que el siquiera sugerir que tal vez no sea cierta suena completamente absurdo y ridículo.

Y pues así pensaba yo siempre que por Internet veía un título de un artículo o video que dijera algo como "¿En realidad existe el libre albedrío?" o "El libre albedrío no existe".

Al medio-leer un título así, sin siquiera leer o escuchar el contenido respectivo, yo reaccionaba más o menos así:

"¡¿Qué carajos?! Pero qué ridiculez…

¿En serio existe gente que cree que yo no tengo la capacidad de tomar decisiones libres y voluntarias?

Hmm… pues a ver, comprobemos.

Voy a decidir mover mi brazo derecho a lo loco…

Hmm, decidí mover mi brazo derecho a lo loco, y mi brazo derecho empezó a moverse a lo loco como yo lo decidí.

Listo, el libre albedrío SÍ existe.

Duh, obviamente. ¡Siguiente!"

Y bueno… a mediados de 2018 me vi un video sobre la filosofía de Ayn Rand, en el cual el autor menciona que el libre albedrío en realidad no existe…

Cosa que me tomó por sorpresa en ese video en particular.

Este suceso inspiró en mí la suficiente curiosidad como para considerar escuchar los argumentos de quienes sostenían esta "imposible" idea de que supuestamente no existe el libre albedrío.

Y después de empezar a consultar algunos contenidos sobre este tema aprendí que en filosofía existe lo que se conoce como el debate del libre albedrío.

Es decir, aprendí que la idea del libre albedrío no es una verdad tallada en piedra, ¡sino que es un tema que se ha estado debatiendo durante siglos!

Y así, a pesar de mi fuerte intuición de que yo obviamente tengo libre albedrío, mi ya mencionada curiosidad me impulsó a leer y escuchar con mente abierta a quienes están en el otro lado del debate…

A esa gente "rara" que dice que los seres humanos no tenemos libre albedrío… por imposible y ridículo que eso suene.

Después de todo, si para ti es importante determinar cuál de dos posiciones es la verdadera, es indispensable analizar ambas posiciones rigurosamente para poder llegar a una conclusión no-tendenciosa, ¿o no?

Y así, me puse a consumir diferentes contenidos de varios autores que establecían que no existe el libre albedrío, para ver cuáles eran sus argumentos, y qué evidencias presentaban.

↑ Regresar al sumario


El principio de causalidad, y la realidad sobre el "libre albedrío"


Bien, en mi investigación aprendí sobre el principio de causalidad (NO la "casualidad" – causalidad).

El principio de causalidad, también conocido como el principio de causa y efecto, establece que TODO evento que ha ocurrido, ocurre, y ocurrirá en el universo fue causado por uno, o varios, eventos anteriores.

En nuestro universo nosotros observamos el principio de causalidad todo el tiempo – por ejemplo:
  • Si un millón de veces dejamos caer un objeto al suelo, un millón de veces ocurrirá que la gravedad causa que el objeto acelere hacia el suelo
  • Si un millón de veces le damos una patada a un balón de fútbol, un millón de veces nuestra patada causará que el balón se eleve en el aire
  • Si un millón de veces acercas tu dedo al fuego, un millón de veces el fuego te causará dolor en el dedo que te impulsará a alejar tu dedo del fuego
  • Y así, se nos pueden ocurrir millones de ejemplos más en los que un evento que ocurre en el universo es causado por uno o más eventos anteriores
Siendo así, nuestras observaciones tanto cotidianas como científicas nos indican con una enorme certeza que todos los eventos que ocurren en nuestro universo son causados por eventos anteriormente ocurridos.

(Algunas personas hablan sobre la supuesta existencia de "eventos acausales" al nivel cuántico, pero eso lo abordaremos más adelante.)

Esta causalidad la puedes visualizar más o menos así:

Imagínate una hilera de trillones de dominós puestos de tal forma que al tumbar uno se tumbará el dominó al frente de él, y ese tumbará el dominó al frente de él, y ese tumbará el que tiene al frente, y así hasta que todos los dominós en la hilera sean tumbados.

Ahora, haz de cuenta que la caída del primer dominó en la hilera representa el Big Bang.

La caída de ese primer dominó causará la caída del segundo dominó en la hilera – esa caída del segundo dominó viene a ser un evento en el universo causado por el Big Bang.

Luego, debido a la caída del segundo dominó cae el tercer dominó en la hilera – la caída de ese tercer dominó sería un evento en el universo causado por el evento inmediatamente anterior.

Y así, la caída de cada dominó produce la caída del dominó en frente de él – es decir, tenemos una "cadena de causalidad" en la que cada evento es causado por eventos anteriores.

Y una vez caigan todos los dominós, llegando hasta la caída del dominó número un trillón… pues ahí habremos llegado hasta el final del universo.

Más o menos así puede representarse una cadena de causalidad en el universo.


Muy bien. Ahora, hablando en términos biológicos y físicos:
  • Tus pensamientos, y tu mente / consciencia, pueden describirse básicamente como interacciones electro-químicas entre neuronas dentro de tu cerebro
  • Y cada decisión y acción que lleves a cabo en tu diario vivir es el resultado de las interacciones entre tus neuronas, y el resto de tu cuerpo
Siendo así, creo que estarás de acuerdo con que todas esas interacciones entre neuronas (las cuales vienen a ser tus pensamientos y decisiones) son eventos físicos que ocurren dentro del universo.

Y por ende, esas interacciones entre neuronas (que vienen a ser tus decisiones y pensamientos) están regidas por la misma causalidad que rige a todos los eventos físicos en el cosmos.

Esto quiere decir que todas las interacciones entre neuronas que ocurren en tu cerebro (de nuevo, las cuales vienen a ser tus decisiones y pensamientos) son causadas / producidas por eventos físicos previamente ocurridos.

Siendo un poco más específicos, cada conjunto de interacciones que estén teniendo tus neuronas en un momento determinado se dieron debido a eventos físicos anteriores, como:
  • Interacciones previas entre ese mismo conjunto de neuronas
  • Interacciones entre esas neuronas y zonas diferentes del cerebro
  • Interacciones entre tus neuronas con otras partes de tu cuerpo
  • Etc.
Y así, si cada decisión que tomas es causada / producida debido a eventos físicos anteriormente ocurridos…

Es decir, si cualquier interacción entre neuronas que viene a ser una decisión es causada / producida debido a eventos físicos anteriores...

Entonces tus decisiones no son libres.

¿Y por qué tus decisiones no son libres si ocurren debido a eventos físicos anteriores?

Verás, para que tu albedrío sea considerado "libre", tu mente debe tener la capacidad de tomar decisiones, y generar pensamientos, de forma independiente a la causalidad que rige el universo.

Más específicamente, para tener libre albedrío tu cerebro debe tener la capacidad de generar interacciones entre neuronas (decisiones) de forma independiente a la causalidad que rige al universo.

O en otras palabras, en tu cerebro se deben poder generar interacciones entre neuronas, las cuales NO hayan sido producidas por ningún evento físico anterior…

Pero según nuestras observaciones cotidianas y científicas, todo evento que ocurre en el universo ocurre como causa de un evento anterior.

Y hasta ahora (año 2018) no tenemos ni una sola gota de evidencia de que existan o hayan existido eventos que se produzcan o hayan producido sin causa alguna.

(Por cierto, más adelante hablo sobre los supuestos "eventos acausales" a nivel cuántico, y sobre cómo aunque estos existieran no podrían proveer libre albedrío.)

En resumen, para que un cerebro tenga libre albedrío, este debe tener la capacidad de trascender las leyes de la física como las conocemos…

Y pos hasta ahora, la ciencia no ha encontrado ni una sola pizca de evidencia que demuestre que los cerebros humanos puedan hacer semejante cosa.

(Si te interesa, más adelante encontrarás varios videos que explican esto mucho mejor que yo.)

↑ Regresar al sumario


Una breve respuesta para los dualistas / teístas


Ahora, casi siempre las personas espirituales y teístas creen que la mente humana es algo que va "más allá" de nuestras neuronas y nuestro cerebro.

Ellos creen que nuestra mente / conciencia es algo que…
  • Existe en un plano meta-físico que existe más allá de nuestro plano "terrenal"
  • Y que sigue existiendo en dicho meta-plano inclusive cuando nuestro cuerpo fallece
Es decir, estas personas creen en la existencia del "alma / espíritu".

Bien, si apareciera evidencia científica rigurosa que demostrara la existencia del alma, y que esta existe en un plano meta-físico que trasciende la ley de causalidad como la conocemos…

Entonces en ese caso se comprobaría la existencia del libre albedrío

Pero dado que actualmente no hay ni una sola gota de evidencia científica que pruebe la existencia de las almas, y dado lo que sabemos sobre la causalidad en el universo…

Podemos declarar con una enorme certeza (nunca del 100% absoluto… pero sí del 99.999999999%) que no existen ni las almas, ni el libre albedrío.

Podemos declarar esto con la misma certeza del 99.999999999% que declaramos que no existen los fantasmas, que no existe la magia, y que no existe ningún dios.

↑ Regresar al sumario


¿Acaso los fenómenos al nivel cuántico otorgan libre albedrío?


Ahora, hay muchas personas que se basan en la existencia de fenómenos al nivel cuántico como el principio de incertidumbre de Heisenberg para defender la existencia del libre albedrío (yo solía ser uno de ellos).

Por ejemplo, ellos dicen que al nivel cuántico ocurren eventos "acausales" – es decir, eventos que ocurren espontáneamente sin ninguna causa.

Y esas personas establecen que estos eventos acausales al nivel cuántico son los que proveen el libre albedrío en los seres humanos.

Pues verás, hasta ahora (año 2018) no se ha encontrado evidencia experimental que compruebe que en realidad existen esos tales eventos acausales.

Lo que pasa es que la gente le mete interpretaciones filosóficas a los resultados que arrojan los cálculos y experimentos de la física cuántica, con la intención de hallarle sentido y explicación a esos resultados.

La interpretación de la física cuántica más aceptada (pero NO necesariamente la correcta) es la interpretación de Copenhagen, la cual establece que sí existen los eventos acausales.

Sin embargo, existe una interpretación menos "loca" que esa denominada la interpretación de Broglie-Bohm, la cual interpreta esos supuestos eventos "acausales" como eventos causales, pero donde las variables causales son "no-locales".

Pero mira, cuál interpretación de la física cuántica es la correcta no viene al caso…

Ya que inclusive si sí existiera evidencia que demostrara que a nivel cuántico sí ocurren eventos acausales, estos NO ayudan a proveer libre albedrío.

Los eventos acausales NO pueden proveer libre albedrío porque estos serían eventos aleatorios, y simplemente resultarían en que tomes decisiones aleatorias.

Por ejemplo, si un evento acausal que llegue a ocurrir en tu cerebro te impulsa a decir "que tal" en vez de "hola", esa NO habrá sido una decisión libre.

Una decisión o pensamiento causado por un evento acausal sería una decisión o pensamiento impredecible y casi aleatorio en vez de ser causal…

Pero NO sería una decisión o pensamiento libre.

↑ Regresar al sumario


Más información sobre la inexistencia del libre albedrío


Obviamente no tienes que comerte enteras las conclusiones que acabo de compartir aquí.

Si te sientes escéptico hacia mis conclusiones (¡cualquiera que crea en el libre albedrío lo estaría!), te invito a visitar algunos de los recursos que yo consulté para que les des una mirada, los analices, y saques tus propias conclusiones:
Por cierto, si te interesa, hace unos meses escribí una crítica en inglés (localizada aquí) sobre un capítulo del libro "Breaking The Free Will Illusion", escrito por el autor del sitio web del mismo nombre.

Resumidamente, me pareció que en el libro (y en su sitio web) el autor explica brillantemente su posición sobre el libre albedrío…

Pero el capítulo específico que critiqué me dejó con muy mal sabor de boca, ya que el autor demuestra que en cuanto a economía, derechos de propiedad, y empatía básica, él está monstruosamente errado.

Já… para que veas que una persona puede ser brillante en algunas áreas, y estar terriblemente equivocada en otras.

↑ Regresar al sumario


Conectando la inexistencia del libre albedrío con el debate de la motivación vs. la disciplina


Muy bien, antes de continuar quiero compartir una pequeñita anécdota friki. ¡Yay, frikismo forever!

Recuerdo que en mi niñez me gustaba mucho un anime llamado Sakura Card Captor.

En uno de los capítulos, recuerdo a un personaje mujer que, al escuchar algo así como, "¡Vaya, qué coincidencia encontrarte aquí!", ella respondió:

"No existen las coincidencias. Solo lo inevitable."

En ese entonces, yo al escuchar eso pensaba:

"Jajajajaja, pero que basura hippie nueva-era mística tan estúpida.

Solo la gente que cree en la magia, y el alma de la tierra, y en unicornios, y chakras, y todas esas pendejadas creen en basura irracional como "el destino", o que solo existe "lo inevitable".

Que barrabasada tan gigantesca. ¡YO estoy en control de MI propio destino!"

Y bueno… en mis casi 30 años de vida, no me imaginé que resultara que la posición racional y científica fuese a ser…
  • Que el universo se rige por el principio de la causalidad
  • Que debido a lo uniforme de esta causalidad, el universo muy probablemente es determinístico
  • Y que debido a este determinismo, la idea del "destino" y "lo inevitable" son realidades científicas – todo lo contrario a misticismos como la magia y los dioses
Pero sip, así es.

O como encontré en la sección de comentarios en este video de una escena de la Matrix:

Eres tan independiente del universo como tus células lo son de ti.


… pero bueno, de regreso a la sección no-friki del artículo:

Los seres humanos tenemos un muy fuerte sentimiento e intuición de que gozamos de libre albedrío – la capacidad de controlarnos a nosotros mismos, y tomar decisiones libres y voluntarias.

Sin embargo, nuestras observaciones cotidianas y científicas nos indican que este sentimiento no es más que un invento de nuestro ego, y que en realidad nuestras acciones y decisiones no ocurren de forma libre, sino de forma causal.

En otras palabras, la idea de que nosotros nos controlamos a nosotros mismos no es más que una ilusión.

Es una ilusión enormemente fuerte, y es un sentimiento que no podemos evitar tener…

Pero de acuerdo a lo que hemos observado sobre cómo funciona el universo, el libre albedrío es solo un sentimiento, y no una realidad.

Pero entonces, si nosotros no nos controlamos a nosotros mismos…

¿Entonces qué demonios es lo que controla nuestras decisiones y acciones?

* Redoble de tambores por favor… *

Básicamente, nuestras motivaciones.

Nuestras motivaciones, aquellos deseos que no podemos controlar directamente, y que se originan de forma causal en nuestras mentes, son las que controlan cada una de las decisiones que tomamos cada día.

Y como no podemos controlar directamente nuestras motivaciones (no puedes decidir que inmediatamente te encante hacer ejercicios matemáticos, por ejemplo), no podemos controlarnos directamente a nosotros mismos.

Es por eso que el concepto de la "disciplina" es completamente irracional.

Recuerda que definimos la disciplina como la capacidad de controlarte a ti mismo para tomar una decisión, y/o llevar a cabo alguna acción, sin importar tu estado emocional actual.

Pero debido a la inexistencia del libre albedrío, los seres humanos no tenemos un control real sobre nosotros mismos.

En su lugar, todo lo que decidimos y hacemos es controlado por nuestras motivaciones, las cuales aparecen en nuestros cerebros de forma causal.

Y así, la disciplina es una capacidad que los seres humanos simplemente NO tienen.

Decir que los seres humanos pueden desarrollar disciplina es tan absurdo como decir que los seres humanos pueden desarrollar alas para poder volar.

(Bueno… de hecho, es hasta más probable que los seres humanos puedan llegar a desarrollar alas y volar, si después de miles de años se llegan a hacer avances así de increíbles en el área de la genética…

¿Pero que los seres humanos desarrollen libre albedrío, y por ende disciplina?

Eso solo lo veo posible si se encuentra evidencia científica que compruebe la existencia de entidades metafísicas como las almas y los dioses…

Es decir, lo veo prácticamente imposible.)

Y así, creer que desarrollar y aplicar disciplina es la clave del éxito es tan irracional como creer que rezarle al dios de tu preferencia te ayudará a curarte de una neumonía.

Dado que no existe el libre albedrío, la disciplina no puede existir.

En cambio, lo que sí existe son tus motivaciones – estas son las que determinan cada decisión y acción que lleves a cabo en tu vida.

Esa es mi respuesta al debate de la motivación contra la disciplina.

¿Pero entonces qué hay de tantas personas que parecen ser muy disciplinadas, como atletas olímpicos, emprendedores súper exitosos, y demás personas que han logrado grandes cosas en sus vidas?

Ninguna de esas personas tienen disciplina, así ellos…
  • Crean y digan que sí gozan de esa imposible habilidad
  • Promuevan con bombos y platinos el poder y beneficios de la disciplina
  • Y defiendan esa supuesta capacidad humana a capa y espada
Estas personas no son exitosas porque "tienen disciplina" – decir eso es tan absurdo como decir que su salsuda majestad el monstruo volador de espagueti los hace exitosos bendiciéndolos con un toque de su sagrado fideo.

No, estas personas se vuelven muy exitosas simplemente porque tienen fuertes motivaciones que los impulsan a luchar para llevar a cabo sus diferentes proyectos y objetivos.

↑ Regresar al sumario


Mi respuesta a la pregunta de cómo tener éxito en tus proyectos de vida


Ok, ahora, ¿cómo se relaciona todo lo anterior con lo de ser exitoso en tus proyectos de vida?

Bien, "mí respuesta" a este asunto de tener éxito en tus proyectos de vida no está en desarrollar disciplina, la cual es una idea tan irracional como pensar que puedes desarrollar la habilidad de volar como Superman o Goku.

En vez de eso, para tener éxito (o por lo menos maximizar la probabilidad de que tengas éxito) en cualquier proyecto que tengas…

Lo que necesitas es encontrar / sentir fuertes motivaciones que te impulsen a llevar a cabo las tareas diarias necesarias para poder alcanzar el objetivo de tu proyecto.

Y ahora llegó el momento de responder la pregunta del millón de bitcoins:

¿Exactamente cómo le hacemos para encontrar / sentir esas fuertes motivaciones que nos impulsen a luchar por nuestras metas?

Pues verás…

Primero que todo, recuerda que de todas las motivaciones que estamos sintiendo al mismo tiempo, la motivación más fuerte será la que determinará la decisión y/o acción que llevaremos a cabo en ese momento.

Además, ten en cuenta que una motivación que puede ser súper fuerte para una persona puede ser muy débil para otra, y vice-versa.

Por ejemplo, tengo un amigo que fuma y que es muy consciente de los nocivos efectos del tabaco en la salud del ser humano.

Y creo que dentro de sí, mi amigo siente un deseo de no fumar para poder mantenerse sano…

Sin embargo, esa motivación de estar sano no es lo suficientemente fuerte para él – es mucho más fuerte su motivación de seguir fumando.

Por otro lado, recuerdo haber leído la historia (pero no pude encontrar el enlace) de un padre de familia que muchas veces intentó dejar de fumar, pero siempre regresaba al hábito.

Esto se daba porque era más fuerte su deseo de seguir fumando que su deseo de tener un cuerpo sano y libre de tabaco.

Sin embargo, un día su hija pequeña le dijo algo así como:

"Papito… no quiero que te mueras…"

Y eso produjo en él una motivación tan enorme y tan fuerte que produjo que él dejara de fumar definitivamente.

Estoy seguro de que después de eso él seguía sintiendo un muy fuerte deseo de seguir fumando…

Pero era muchísimo más fuerte su deseo de tener una buena salud para ver crecer a su hija.

En otras palabras, a todos nos impulsan motivaciones diferentes – por ejemplo, lo que motiva a Juana a aprender inglés puede ser muy diferente a lo que motiva a Mateo.

Además, la fuerza de cada una de nuestras motivaciones puede fluctuar, inclusive de un día para otro (aunque eso ocurre sin nuestra intervención consciente).


Algo que me parece importante tener en cuenta es lo siguiente:

Aún en la actualidad, me parece que la motivación más racional para llevar a cabo un proyecto es:

"El deseo de gozar de los beneficios que provee completar ese proyecto."

Suena súper lógico y racional, ¿no?

Pero como sabrás, y como vimos en los ejemplos anteriores, nosotros los seres humanos no siempre actuamos de forma lógica y racional, sino que en muchas ocasiones actuamos emocionalmente.

Siendo así, creo que en la mayoría de los casos, ese deseo de gozar de ciertos beneficios NO es lo suficientemente fuerte como para impulsarte a llevar a cabo las tareas diarias necesarias para completar ese proyecto.

Para algunas personas sí lo es… pero no siempre.

Por ejemplo, los principales beneficios de comer sano y ejercitarse son mejor salud y perder grasa corporal.

Sin embargo, aunque quienes tratan de comer sano y ejercitarse sienten el deseo de mejorar su salud y perder grasa corporal…

Para ellos los deseos de pasar todo su tiempo libre navegando en Internet, y comer comida chatarra todos los días, son más fuertes que sus deseos de mejorar su salud y perder grasa corporal.

Siendo así, si tú quieres tener éxito en cualquier proyecto necesitarás encontrar y sentir motivaciones lo suficientemente fuertes para ti.

Necesitarás encontrar fuertes motivaciones que te impulsen llevar a cabo todas las tareas diarias necesarias para poder llegar a culminar ese proyecto algún día…

Aunque también es posible fortalecer las motivaciones que tú actualmente ya tienes.

¿Pero entonces cómo le haces exactamente para encontrar esas "fuertes motivaciones", y para fortalecer tus motivaciones actuales?

↑ Regresar al sumario


Ideas y consejos extra para encontrar y fortalecer tus motivaciones


De nuevo, no soy experto en este tema de las motivaciones, y estoy seguro de que aún tengo mucho más que aprender al respecto…

Pero aún así, a continuación compartiré algunas ideas y consejos que pueden ayudarte y/o inspirarte en tu búsqueda de esas fuertes motivaciones que te impulsen a completar tus proyectos.

Y como sé que esas ideas y consejos no serán suficientes, también compartiré enlaces a recursos escritos por gente muchísimo más experta en este tema que yo.

Siendo así, let's-a-go bambinos:


Cuida tu cuerpo, especialmente tu cerebro


Prácticamente todos los recursos sobre desarrollo personal recomiendan que practiques los siguientes hábitos para llevar una vida mejor:
  • Comer sanamente
  • Ejercitarte con frecuencia
  • Dormir bien
  • Y muchos autores también recomiendan mucho meditar
Claro, practicar estos hábitos puede proveerte varios beneficios de salud, como perder grasa corporal gradualmente, desarrollar un sistema inmune más fuerte, etc.

Pero específicamente en el contexto de las motivaciones, todos estos hábitos ayudan a que tu cerebro se mantenga más sano, y funcione de forma más eficaz:
  • Comer sano le da a tu cerebro los nutrientes que necesita para operar de forma óptima
  • Ejercitarte ayuda a mejorar la circulación de sangre a tu cerebro
  • Dormir bien permite que tu cerebro se mantenga ágil y en buena forma, en vez de ralentizado y "zombificado"
  • Y muchos estudios declaran que la meditación es un ejercicio que fortalece el cerebro
En lo personal, no he tenido motivaciones lo suficientemente fuertes que me impulsen a practicar la meditación con frecuencia…

Pero hey, siempre que lo hago se siente bien después de hacerlo…

Y tal vez recordar eso todos los días fortalezca mi motivación de "gozar de los beneficios mentales de meditar"…

Pero bueno, el hecho es que un cerebro bien mantenido es mucho más eficiente y eficaz que un cerebro no tan bien cuidado…

Y un cerebro eficaz puede pensar con más claridad, y puede llevar a cabo tareas cognitivas más eficientemente, y con menos "trabas" (por así decirlo).

Siendo así, tener un cerebro eficiente y en buena forma puede resultar en que se fortalezcan tus motivaciones que te lleven a trabajar en tus proyectos a largo plazo.

No es una garantía…

Pero si gracias a estos hábitos empiezas a pensar con más claridad, es posible que eso resulte en el fortalecimiento de tus motivaciones actuales, o que llegues a adoptar fuertes motivaciones nuevas.

Y bueno, cuidar de tu cuerpo siguiendo estos hábitos por sí es un plus para tu vida, ¿no?

Si te interesa aprender un poco más sobre estos temas de salud y fitness te invito a leer el siguiente artículo en Inglesk.com:

→ Salud y fitness – Cómo mantener tu cerebro sano y en estado óptimo para aprender inglés.

↑ Regresar al sumario


Introspección


Aunque te recomiendo bastante seguir los hábitos anteriores para tener una vida mejor…

Sea que termines siguiéndolos o no, mi siguiente recomendación para encontrar o fortalecer tus motivaciones es apartar unos minutos para sentarte a hacer introspección.

Es decir, te recomiendo…
  • Analizar con cuidado qué motivaciones te impulsan actualmente a perseguir un proyecto en particular
  • Analizar qué tan fuertes son esas motivaciones para ti
  • Y analizar qué tan fuertes son tus motivaciones para NO hacer las tareas diarias necesarias para culminar tu proyecto
Por ejemplo, si tienes el proyecto de aprender a dibujar, te recomendaría apartar un tiempo para:

1. Analizar qué te motiva a aprender a dibujar:
  • ¿Es el deseo de crear personajes chéveres?
  • ¿Poder trabajar como ilustrador?
  • ¿Ganarte la vida vendiendo tu arte?
  • ¿La apreciación de personas a quienes les gusta el dibujo?
  • ¿Probarle a tu familia y amigos que sí puedes aprender a dibujar?
  • Entre muchas otras

2. Analizar qué tan fuertes son esas motivaciones para ti:
  • Por ejemplo, puede ser que te parezca que crear personajes chéveres te motiva mucho
  • Puede que la parte monetaria… te motiva más o menos.
  • Puede que la apreciación y atención de otras personas… como que la verdad no te importa
  • Y así para tus demás motivaciones

3. Y analizar que tan fuertes son tus motivaciones para NO hacer tus prácticas diarias de dibujo:

Por ejemplo, puede ser que actualmente sientas una motivación más fuerte de ver Netflix y navegar por Deviantart y Tumblr, consumiendo el arte de los demás, que tus motivaciones para practicar tu propio arte.


Llevar a cabo este ejercicio con algo de frecuencia (como una vez a la semana) puede ayudarte a estar al tanto de cuales de tus motivaciones son más fuertes que otras (aunque no es un ejercicio infalible).

Tener en cuenta tus motivaciones actuales para completar un proyecto, y tus motivaciones para NO hacer las tareas diarias relacionadas a ese proyecto…

Te ayudará mucho con mi siguiente recomendación: Llevar a cabo experimentos de motivación.

↑ Regresar al sumario


Experimentos de motivación


De acuerdo al artículo 8 experimentos de motivación por Leo Babauta de Zen Habits, hacer "experimentos de motivación" consiste en:
  • Enumerar en un documento de Word (o en papel) tus actuales motivaciones para llevar a cabo un proyecto
  • Consultar artículos, libros, videos, etc. para enterarte de otras posibles motivaciones que hasta ahora no se te habían ocurrido para trabajar en tu proyecto (también las enumeras)
  • Y cada semana te enfocas en una de las motivaciones enumeradas, para analizar cuáles son más fuertes que otras para ti
Por ejemplo, una de las motivaciones / experimentos que Leo sugiere en el artículo es el de "enfocarte en ser verdadero a tu palabra", el cual consiste en que te comprometas con personas importantes para ti a que completarás las tareas necesarias para hacer avanzar tu proyecto.

Si descubres que para ti es muy importante que las personas cercanas a ti confíen y crean en ti, entonces trabajar en tu proyecto basándote en esa motivación te impulsará a trabajar en tu proyecto todos los días.

Si quieres consultar más tipos de motivación con los que puedes experimentar, además de encontrar más consejos sobre este tema, te invito a consultar los siguientes artículos traducidos al español:
(Pronto traduciré todos estos artículos al español.)

↑ Regresar al sumario


Ideas y recomendaciones finales



1. Para intentar fortalecer tus motivaciones actuales (incluyendo la motivación de "gozar de los beneficios de culminar tu proyecto"), te recomiendo seguir los consejos que encontrarás en los siguientes artículos traducidos al español:

2. Si no existe el libre albedrío, la disciplina no puede existir, inclusive en personas que parecen ser "muy disciplinadas".

Pero esas personas NO son disciplinadas – simplemente tienen fuertes motivaciones que los impulsan a trabajar en sus proyectos.

Ahora, tengo la corazonada de que muchas de estas personas comparten una fuerte motivación en particular…

Una motivación que, según lo he analizado, viene a ser la motivación que más se acerca a la idea de la disciplina.

Hablo de la motivación de:

"Probarte a ti mismo que puedes lograr algo".

Por ejemplo, para muchas personas es muy motivador el probarse a sí mismos…
  • Que SÍ pueden hacer esos difíciles ejercicios físicos todos los días
  • Que SÍ pueden practicar a diario esa complicada habilidad que quieren aprender
  • Que SÍ pueden llegar a tener ese éxito que todos sus amigos y familiares les dicen que jamás tendrán
  • Etc., etc.
Te recomiendo incluir esta motivación de "probarte a ti mismo que puedes lograr algo" en los experimentos de motivación mencionados arriba.

Quién quita, puede que esta idea sea muy inspiradora y motivadora para ti, y te impulse a completar muchos proyectos en tu vida. ¡Pruébala!


3. Ahora, si te estás preguntando:

¿Y cómo rayos voy a ejecutar todo esto que me estás recomendando si no tengo libre albedrío, y no tengo un control real sobre mí mismo?

Es simple: Sea que ejecutes lo que he recomendado en este artículo o no dependerá de si tienes motivaciones lo suficientemente fuertes para hacerlo.

Puede ser que leer la información aquí compartida te inspire e impulse lo suficiente…
  • A investigar más sobre este tema de las motivaciones
  • Y/O a aplicar parte de lo que he compartido aquí
Y también puede ocurrir que este artículo no te inspire a hacer nada.

Pase lo que pase contigo después de leer este artículo ocurrirá de forma causal, como todo lo demás que ocurre dentro de nuestro universo.

Así que siempre recuerda que, aunque todas tus decisiones y acciones ocurren causalmente, esas decisiones y acciones que tu tomas afectan tu cadena causal en el universo.

O como decimos en el debate del libre albedrío:

El determinismo NO es fatalismo.

↑ Regresar al sumario


Un pequeño éxito personal que tal vez te ayude


Reitero que soy una persona que no ha experimentado mucho éxito en su vida…

Y de hecho, aspiro a aplicar lo que yo mismo he escrito en este artículo para poder encontrar el éxito en los proyectos de vida que actualmente tengo…

Sin embargo, existe un área importante de mi vida en la cual sí siento que he experimentado un poco de éxito:

La alimentación saludable.

Esto no lo estoy compartiendo aquí para alardear, sino porque creo que compartir mi experiencia con la alimentación sana podría ayudarte a descubrir cómo encontrar éxito en proyectos similares.

Siendo así, te cuento entonces que desde mi adolescencia he sentido el deseo de dejar de consumir comida chatarra refrita, alta en carbohidratos y azúcares refinados…

Y en su lugar comer comida entera y saludable como vegetales y carnes.

Esta motivación surgía principalmente debido a mi deseo de perder grasa corporal (principalmente en el abdomen), y en menor medida a mi deseo de tener un cuerpo más sano.

Sin embargo, como era de esperarse, mi motivación de no comer comida chatarra NO era lo suficientemente fuerte como para impulsarme a comer sanamente durante un periodo largo de tiempo…

Casi siempre era mucho más fuerte mi motivación de disfrutar del efímero placer de comer comida chatarra – una motivación que sentía todos los días.

En la gran mayoría de situaciones en las que se me presentaba la elección entre comer algo delicioso pero no-saludable, y algo poco-delicioso pero sano…

Elegía comerme aquello placentero pero dañino…

Y luego proseguía a sentirme como un completo perdedor después de esos 10 segundos de placer, y a darme látigo por mi "falta de disciplina".

Desde mi adolescencia, y hasta mediados del año 2018, tras estudiar los artículos, videos, y otras obras de varios autores de desarrollo personal como Steve Pavlina y Elliott Hulse, sostuve la siguiente muy errónea forma de pensar durante todo ese tiempo:

Depender de la motivación para avanzar en tus proyectos vida es infantil, y es una receta para el fracaso absoluto.

Esto se debe a que la motivación depende de tu estado emocional para llevar a cabo las tareas que te has propuesto a hacer – si te sientes de buen ánimo las haces, y si no… pos no.

En cambio, depender de la disciplina es la opción más lógica y confiable, ya que usando esta siempre llevarás a cabo las tareas que necesitas llevar a cabo sin importar tu estado emocional.

En otras palabras, con la disciplina puedes controlarte a ti mismo, y actuar siempre de forma lógica y racional, en vez de ser un vil animal esclavo de tus deseos y sentimientos.

¡Así que no seas una niña chiquita! ¡Actúa como un adulto, y empieza a entrenar tu disciplina!

La disciplina es como un músculo que puedes fortalecer por medio del entrenamiento.

Todos empezamos con un poquito de disciplina, la cual puedes entrenar para fortalecer, y así depender de ella para llevar a cabo los diferentes proyectos en tu vida.

¡Así que dile NO a la motivación y a la inmadurez emocional!

¡Y dile SÍ a la disciplina, carajo!

Y a pesar de yo tener estas ideas flotando en mi mente casi en todo momento…

Nunca me puse a "entrenar mi disciplina". Y claro, la disciplina nunca llegó a mi vida…

Eso sí, yo creía que en algunos pocos momentos yo sí actué de forma disciplinada, como cuando duré dos meses seguidos sin consumir azúcar ni comida chatarra un solo día…

Pero no, yo jamás tuve disciplina.

Ni yo ni nadie puede desarrollar esa mística habilidad…

A menos que se compruebe científicamente que los seres humanos tienen almas que trascienden las leyes de la causalidad (lol, mucha suerte demostrando eso amigos).

En aquellos momentos en los que logré "resistir la tentación" de comer chatarra, simplemente ocurría que mi motivación para no comerla era más fuerte que mi motivación para sí comerla… y ya.

Ahora, saltemos a mediados del año 2018.

Llevo ya varios meses en los que no como nada de comida chatarra seis días a la semana, y un día a la semana sí como lo que me venga en gana.

Y esto NO lo he logrado gracias a "tener disciplina".

Yo no tengo nada de disciplina – ni yo, ni ningún otro ser humano la tiene.

Todos nosotros actuamos de acuerdo a nuestras motivaciones más fuertes, y no gracias a un trascendental "libre albedrío" del que gozan nuestras mentes.

Siendo así, actualmente he tenido éxito siguiendo este estilo de alimentación debido a que actualmente, afortunadamente (¡y al fin!) siento fuertes motivaciones que me impulsan a seguir este estilo de alimentación…

Motivaciones más fuertes que mis deseos de comer comida chatarra azucarada deliciosa prácticamente en cada momento.

Pero entonces, si antes yo no tenía motivaciones fuertes que me impulsaran a comer sano, ¿por qué ahora sí? ¿Qué hice de diferente?

En mi caso, supongo que la combinación de varios eventos resultaron en el fortalecimiento de mis actuales motivaciones.

Un evento en particular que me marcó fue un examen de sangre que mi madre se hizo en el año 2018, en el cual se encontró que ella tenía el colesterol malo alto, y el colesterol bueno bajo, debido a alimentarse mal.

En un pasado yo también me había hecho un examen de sangre, y los resultados decían que mis triglicéridos estaban altos.

Durante muchos meses ignoré mis resultados de los triglicéridos, pero ver los resultados de mi madre me hicieron sentir mucho miedo de llegar a correr el mismo destino.

No me hice un examen de sangre yo también para verificar…

Pero siendo que yo estaba comiendo tan mal como mi madre en ese entonces, ¡me imaginé que yo tampoco estaba bien ni de los triglicéridos, ni del colesterol!

Siendo así, estoy muy seguro de que ese significativo miedo que siento de llegar a sufrir del colesterol y del corazón a una edad relativamente joven, es el que ha alimentado mi motivación de NO comer comida chatarra, excepto por un solo día a la semana.

Por otro lado, también creo que la fuerza de mi deseo / motivación de comer comida chatarra deliciosa todos los días ha disminuido – todavía siento deseos de comer chatarra todos los días, pero considero que el deseo no es tan intenso como antes.

No estoy seguro de por qué ese deseo de comer chatarra ha disminuido – tal vez porque lo mantengo a raya comiendo chatarra solo una vez a la semana, o tal vez porque ya me estoy volviendo viejo… ¿o tal vez las dos?

Pero sí, en resumen:

He tenido algo de éxito en lo de comer sano NO porque "soy disciplinado" – no tengo disciplina, nunca la tendré, y nadie la tiene.

Simplemente tengo una fuerte motivación (el miedo a sufrir del colesterol, y sufrir un paro cardíaco a una edad relativamente joven, etc.) que me impulsa a seguir con el hábito de comer saludablemente.

Y si tú sigues los consejos y recursos compartidos en este artículo, tu curiosidad y perseverancia pueden llevarte a obtener y/o fortalecer las motivaciones necesarias para tener éxito en tus proyectos de vida.

¡Así que lucha! ¡Que las palabras escritas en este artículo inspiren a tu cerebro a luchar por lo que quieres lograr!

↑ Regresar al sumario


#Resumen


Nota: NO soy psicólogo ni experto en desarrollo personal, pero creo que compartir lo que he aprendido sobre la motivación y la disciplina puede ayudarte a tener éxito en tus proyectos de vida.


Primero, unas definiciones:

Motivación: Un deseo que te impulsa a tomar una decisión.

Disciplina: Controlarte a ti mismo para tomar una decisión sin importar tu estado emocional.

Libre albedrío: La capacidad de tomar decisiones elegidas por nosotros mismos, de forma libre y voluntaria.


Ahora, me da la impresión de que la mayoría de personas que intentan perseguir un proyecto para obtener algún beneficio, no tienen éxito.

Muchos dicen que esas personas no alcanzan el éxito porque ellos no han desarrollado la disciplina suficiente...

Pero NO es así – ellos fracasan porque no tienen motivaciones lo suficientemente fuertes que los impulsen a trabajar diariamente en sus proyectos.

Verás, en cada momento, nosotros tenemos muchos deseos / motivaciones diferentes flotando en nuestras mentes...

Y toda decisión que tomamos en nuestras vidas son el resultado de la motivación más fuerte que estemos sintiendo en el momento de tomar dicha decisión.

Por ejemplo, si estoy tratando de comer sano, y se me da la opción entre comer pizza o ensalada...

Si decido comer pizza, lo habré hecho porque mi motivación de disfrutar de la pizza era más fuerte que mi motivación de mantener mi cuerpo sano.

Pero si decido comer ensalada, lo habré hecho porque mi motivación de mantenerme sano habrá sido más fuerte que mi motivación de sentir el placer de comer pizza.

Muchos dirán que no, que si me como la pizza habrá sido por no haber tenido / aplicado la disciplina suficiente para haber resistido la tentación.

Sin embargo, ese análisis está errado porque para que los humanos puedan tener disciplina, ellos necesitan tener libre albedrío.

Y aunque sentimos fuertemente que gozamos de libre albedrío, en realidad NO lo tenemos.

No tenemos libre albedrío, primero que todo, debido a que según nuestras observaciones cotidianas y científicas, todo evento que ocurre en el universo es causado / producido por eventos anteriores.

Esto se conoce como el principio de causalidad, o de causa y efecto.

Ahora, tu mente es básicamente un montón de neuronas interactuando entre ellas dentro de tu cerebro...

Y cada decisión que tomes viene a ser una interacción entre neuronas, la cual es un evento físico dentro del universo, como cualquier otro.

Siendo así, cada decisión que tú tomes está sujeta al principio de causalidad.

Es decir, dentro de tu cerebro, cada interacción entre neuronas que corresponda a una decisión ocurre debido a eventos físicos previamente ocurridos.

(Esos eventos físicos previos pueden ser interacciones anteriores entre las neuronas, interacciones con las otras partes de tu cuerpo, entre otras.)

Y si esas decisiones (interacciones entre neuronas) se dan debido a eventos físicos previos, esas decisiones NO son libres.

Para que una decisión sea libre NO debe causada por eventos físicos previos – debe ser independiente de la causalidad que rige al universo.

Y actualmente no hay evidencia científica de que un cerebro pueda generar interacciones entre neuronas (decisiones) que se produzcan sin eventos físicos previos que las causen.

En otras palabras, no hay evidencia de que un cerebro humano pueda trascender las leyes de la física como las conocemos.


Ahora, algunos dicen que la mente es más que un conjunto de neuronas interactuando entre ellas...

Que tenemos un alma que reside en un plano metafísico más allá de nuestro universo, y que esta nos da el libre albedrío.

No existe nada de evidencia científica que compruebe la existencia de las almas, por lo cual podemos rechazar esa idea hasta que aparezca dicha evidencia científica.

Otros dicen que al nivel cuántico ocurren eventos "acausales" – eventos que no son causados por ningún evento previo.

Primero, la interpretación de Copenhagen de la física cuántica dice que esos son eventos acausales...

Pero la interpretación de Broglie-Bohm establece que esos eventos son causales, pero con variables causales no-locales.

Sin embargo, inclusive si los eventos acausales a nivel cuántico sí existieran, estos no proveen libre albedrío debido a que serían aleatorios.

Si un evento acausal ocurrido en tu cerebro te impulsa a decir "qué tal" en vez de "hola", esa NO habrá sido una decisión libre – habrá sido una decisión forzada por un evento físico aleatorio.

Más información:

Pero si no tenemos libre albedrío, ¿qué es responsable por nuestras decisiones?

La motivación más fuerte que sintamos en un momento específico determinará la decisión que tomaremos en ese momento.

Nosotros no podemos controlar nuestras motivaciones directamente (tú por ejemplo no puedes decidir que te guste la biología instantáneamente)…

Por eso no podemos controlarnos directamente a nosotros mismos – ese sentimiento de control y libre albedrío que experimentamos es solo una ilusión creada por nuestro ego.

Y por eso la disciplina NO existe – decir que podemos desarrollar disciplina es como decir que podemos desarrollar la habilidad de volar como Superman.

En cuanto a personas que parecen ser muy disciplinadas, como atletas y emprendedores, ellos simplemente tienen fuertes motivaciones que los impulsan a luchar por sus metas.


Dicho esto, lo que he entendido es que la clave para tener éxito en tus proyectos de vida NO está en "desarrollar disciplina"...

Está en sentir fuertes motivaciones que te impulsen a completar las tareas diarias necesarias para poder alcanzar el objetivo de tu proyecto.

Para poder llegar a sentir motivaciones fuertes que te impulsen a trabajar en tus proyectos, pueden ayudarte las siguientes ideas:


1. Cuida tu cuerpo (y cerebro) comiendo sanamente, ejercitándote con frecuencia, durmiendo bien, meditando, etc.

Encuentra más información aquí.


2. Un día aparta unos minutos para hacer introspección – es decir, analizar:
  • Cuáles son las motivaciones que te impulsan a perseguir un proyecto
  • Qué tan fuertes son esas motivaciones
  • Cuáles son tus motivaciones para NO hacer las tareas diarias necesarias para completar tu proyecto
  • Y qué tan fuertes son esas "anti-motivaciones"
Hacer este ejercicio puede hacerte más consciente de qué te motiva a trabajar, y qué te motiva a no trabajar en un proyecto.

Esto es útil para llevar a cabo "experimentos de motivación", de los cuales hablo más adelante.


3. La motivación que me parece más lógica para perseguir un proyecto es:

"Gozar de los beneficios de completar el proyecto."

Sin embargo, me da la impresión que para la mayoría de personas esta no es una motivación lo suficientemente fuerte para perseverar en sus proyectos.

Así que ten en cuenta: Cosas diferentes motivan a personas diferentes.

Una persona puede sentirse muy motivada a aprender a dibujar porque quiere crear y vivir de la venta de comics...

Mientras que otra persona puede sentirse muy impulsada a aprender a dibujar porque apostó con un amigo de la infancia a que lograría desarrollar esta habilidad.

Además, la fuerza de cada una de tus motivaciones puede fluctuar, ya sea de un minuto a otro, de un día a otro, de un mes a otro, etc.


4. El autor Leo Babauta de Zen Habits recomienda llevar a cabo experimentos de motivación para encontrar qué motivaciones son las más fuertes para impulsarte a trabajar diariamente en un proyecto.

Estos experimentos consisten básicamente en:
  • Determinar las motivaciones con las que vas a experimentar (haciendo introspección e investigando motivaciones por Internet)
  • Enfocarte en una de las motivaciones determinadas durante una semana
  • Enfocarte en una motivación diferente durante otra semana
  • Y hacer eso hasta encontrar tus motivaciones más fuertes para trabajar en tu proyecto
Puedes encontrar ideas de motivaciones, y consejos al respecto, en estos artículos:


5. Ideas extra:

* Para fortalecer tus motivaciones actuales intenta siguiendo los consejos en estos artículos:

* La motivación de "probarte a ti mismo que puedes lograr algo" es, según lo analizo, la motivación que más se acerca a la idea de la disciplina.

* No tienes libre albedrío, pero tus decisiones SÍ afectan tu vida, así esas decisiones ocurran causalmente.

Así que no caigas en el fatalismo – la errada idea de que tus decisiones no afectan tu futuro.

Si algo de lo que has leído aquí te ha inspirado a tomar acción, entonces lo harás, y eso ocurrirá causalmente.


6. Una anécdota: Durante años me he propuesto a comer sano, pero casi siempre optaba por comer comida chatarra en vez de comida saludable.

Hoy en día he tenido éxito comiendo únicamente comida sana 6 días a la semana, pero NO es debido a tener disciplina...

Sino a que tengo una motivación fuerte que me impulsa a hacerlo – una motivación MÁS fuerte que mi deseo de comer comida chatarra.

En mi caso, esa motivación es el miedo a sufrir del colesterol y del corazón.

↑ Regresar al sumario

↓ Tu atención por favor ↓

Dime, ¿estás interesado/a en aprender inglés?

¿Te gustaría poder aprender tan bien el idioma que puedas entender prácticamente todo lo que leas y escuches en inglés?

¿Te gustaría poder comunicarte en inglés sin problema, tanto por escrito como hablando?

Si es así, te invito a visitar Inglesk.com.

Allí aprenderás cómo aprender inglés por tu propia cuenta, usando contenido que de verdad disfrutes, y sin tener que memorizar reglas gramaticales.

¡Haz clic aquí para entrar a Inglesk.com y aprender cómo dominar el inglés de una vez por todas!